“12 Horas para Sobrevivir: El Año de la Elección”, peligro divertido

By August 24, 2016 Críticas No Comments

12 horas 1

Ya saben que hay cine de todo y para todos. Conozco a mucha gente seguidora de películas realmente chatarra, de esas Serie B que no importando el esfuerzo por hacer algo dramático, tenso o romántico, siempre acaban siendo comedias involuntarias. Sin ir más lejos, la franquicia de “Sharknado”, donde los personajes tienen que sobrevivir a ataques de tornados con tiburones voladores, es un éxito por su anichado objetivo deseoso de no tomarse las cosas en serio. La premisa de la franquicia cuya tercera entrega nos ocupamos ahora es digna de una serie B, pues es simple y su acción pequeña. Sin embargo, “12 Horas para Sobrevivir: El Año de la Elección” (The Purge: Election Year) apunta más alto, con espacio para hablar de temas interesantes con un buen entretenimiento.

La segunda parte me pareció buena. Si bien juega con la misma premisa de la primera parte protagonizada por Ethan Hawke, la cinta con Frank Grillo en la piel del protagonista principal tuvo un mejor sentido de narrativa, más apropiado para dejar satisfecho al tipo de público que gusta de este tipo de producciones. Lo importante era mantener la atención bajo una tensión que se mantenía todo el tiempo. Ya si de pronto los personajes tomaban decisiones extrañas, pero evidentes para seguir el juego de la película, no importaba mucho por su condición de ser. Esta tercera parte tiene un punto de partida más interesante, pues aunque no profundice de manera extraordinaria, dice cositas importantes y, lo mejor, muy actuales.

El guión de James DeMonaco, que también dirige, ya no se plantea el conflicto, que hubiera sido repetitivo, de observar al protagonista sobrevivir en esa noche donde todos los actos criminales son permitidos. Afortunadamente, ya no seguimos su aventura de supervivencia. De hecho, el juego con esos temas no eran muy originales y las películas anteriores tuvieron ese pequeño detalle que no aterrizaba, puesto que al final se volvía muy predecible. Acá el conflicto es más personal, e involucra cuestionamientos que antes no se hacían, gracias a metáforas políticas que hablan sobre la discriminación, la desigualdad, la moral, la ética y muchas otras cosas. DeMonaco lo vuelve interesante. Y aunque de pronto hay fallas de diálogos o algunas situaciones que resultan extrañas, no deja de ser digno ese tipo de vehículo con el que habla de muchas cosas

Además es muy entretenido, pues la narrativa mantiene el ritmo de forma correcta. Hay una acción no tan pomposa y eso es bueno, pues resulta más orgánica, más natural. Obviamente hay tiroteos, peleas cuerpo a cuerpo o hasta navajazos que se siente poquito forzados, propios de un guión que quiere cubrir todo, pero dado el tono y el origen de este proyecto esas cosas se pasan. El buen hacer de Grillo y compañía hacen muy disfrutable, desde un punto de vista palomero, esta película.

En resumen, “12 Horas para Sobrevivir: El Año de la Elección” es una película que entretiene muy bien. Maneja el ritmo de acciones y secuencias correctamente. De hecho, por ser una película mediana-pequeña, la acción frenética y digital de muchos bodrios que luego aparecen no tiene cabida y no se fuerza a tenerla. La acción es más orgánica y así se siente. Además, hay espacio también para hablar de cosas importantes. Si bien no descubre nada nuevo, resulta interesante y digna la propuesta.

estrella buena

Leave a Reply

Your email address will not be published.