“13 Reasons Why, season 2”, innecesaria

Cuando esta serie salió hace poco más de un año en Netflix generó un gran impacto. La gente hablaba de ella. Pero es que además esta serie estaba muy bien hecha, tratando a los jóvenes de una forma muy madura, pero honesta sobre las problemáticas de acoso escolar y sus consecuencias. Por su formato, parecía que ya no daba para más la trama. Hannah dejó los 13 lados de cassettes dejando muy pocas cosas inconclusas. ¿Una nueva temporada? Pues no se veía necesaria. Sin embargo, ante el éxito se ordenaron más capítulos. Yo soy de la idea de que siempre se puede continuar las historias de cualquier cosa, lo que hay que hacer siempre es pensar bien y hablar de algo diferente. Y eso no fue lo que sucedió con la nueva temporada de “13 Reasons Why”, pues la serie vuelve a problemáticas ya resueltas haciendo que el seguimiento se vuelva más aburrido e innecesario.

Han pasado varios meses desde que terminó la primera temporada y Clay quiere pasar página con su novia, pero el juicio de los padres de Hannah contra la escuela acusados de permitir el acoso que propició a su suicidio provoca miedos e intentos por no decir las cosas como realmente sucedieron. La premisa sería interesante si es que no hubiéramos visto la primera temporada. Es decir, si alguien ve esta temporada sin ver la primera y sin saber nada de nada, el impacto pudiera ser diferente y mejor. Pero visto lo visto, es retroceder a tramas pasadas y a problemas que se vuelven más densos porque son más redundantes. Yo sé que la serie trata estos temas con mucha seriedad, pero aquí pareciera que se pasaron una raya, haciendo todo súper dramático que se convierte en melodramático y eso no le hace bien a los capítulos.

En vez de continuar un misterio, porque eso era la primera tempora, una historia de misterio y suspenso que te dejaba clavado y que pronto querías ver más y más. Aquí bajan de pronto el interés pues no cuentan nada nuevo. Al contrario, se aferran en crisis emocionales de los personajes como si no tuvieran solución y eso a nosotros como público nos genera flojera. Por lo menos a mí. Si bien hay detalles como las fotos polaroid, la trama de esta nueva temporada se engancha de la primera sin dejar algo que trascienda. Por ahí también está el personaje de Jessica que es interesante, pero pierden un poco al tratarse de una subtrama que nunca despega del todo, pues el juicio más lento del mundo es el principal foco de esta temporada.

No sé si vaya a haber otra temporada, la verdad es que para qué, pero sin duda esta segunda entrega de “13 Reasons Why” ha cumplido los pronósticos de quienes decían que iba a ser innecesaria puesto que la trama principal ya había acabado desde la primera temporada. Me recuerda mucho el caso de “Breaking Bad”, cuando todo parecía concluido con la temporada 4 y cuando se anunció la quinta todo mundo tenía miedo porque cómo iban a contar algo que ya parecía haber terminado. Pero las cosas salieron perfectas. Aquí no supieron darle algo novedoso a la trama ni a la narrativa, haciendo del alargamiento un agotador viaje en el mega drama juvenil. Sin duda, una gran decepción.

Leave a Reply

Your email address will not be published.