“15:17 Tren a París”, héroes aburridos

By February 9, 2018 Críticas No Comments

Normalmente hay cosas a la hora de hacer una película que se convierten en estándar para quien quiera hacerlas. Por ejemplo, ya sabes que al entrar una cámara tienes que pagarle a un encargado para que supervise, o para que todos coman tienes que contratar catering y cosas así que no importa el tipo de película se tienen que hacer. Una de esas cosas es hacer un casting. Muchas veces los protagonistas son escogidos por dedazo, pero otras veces se tiene que hacer casting, pero siempre trabajan actores profesionales que sean capaces de dar con el papel. En esta ocasión, Clint Eastwood quiso hacer una película sobre tres amigos que detienen un atentado en Francia, y para interpretarlos contrata a los mismos tipos. El resultado es “15:17 Tren a París” (15:17 Train to Paris) una película que como un tren equivocado toma caminos incorrectos.

La película va de tres amigos estadounidenses de vacaciones en Francia, un día se van en tren a París y es ahí cuando ven que unos terroristas del Estado Islámico van a cometer un acto terrorista, así que como son de mucho valor ellos tratarán de impedirlo. Evidentemente lo consiguen, pues si no, no se estaría contando la película. Lo curioso es que sean los mismos tipos que se interpretan a sí mismos. Uno pensaría que no podrían actuar bien porque es otra cosa muy diferente a lo que vivieron a pesar de que recrean precisamente eso. Curiosamente sus actuaciones es de lo mejorcito de la película, pues Clint Eastwood se las sabe y se nota que hay un empeño por parte de ellos. El problema es el guión, y como tal, la película nunca termina por ser redonda.

El problema es que el guión se va por cosas que nunca son trascendentes. Es decir, aquí lo importante es la parte del atentado, por eso se hicieron famosos esos tipos. No se hicieron famosos porque en su infancia fueron amigos o porque se fueron de vacaciones, son famosos por detener un acto terrorista. La película por supuesto destina un parte importante a ese evento, pero no la suficiente como para conectarla en su totalidad. Por ende, la película se pasea por momentos intrascendentes que se vuelven aburridos y que no aportan nada a la trama. A diferencia de la anterior película de Eastwood “Sully”, que contaba las consecuencias y cómo le afectaba al piloto que salvó del avionazo acuatizando en el río Hudson, aquí vemos cómo los amigos llegan a ser y a estar en el lugar exacto para convertirse en héroes. Y la verdad es que qué flojera, porque lamentablemente Clint Eastwood no aporta nada interesante a esa parte del relato. No supieron o no quisieron darle una mayor énfasis a la parte importante, sino que la película es el camino para llegar ahí; y el camino está hecho de clichés y momentos penosos.

Así que lamentablemente, Clint Eastwood probablemente realizó su peor película de toda su filmografía. Claro, a estas alturas ese detalle no le daño a su reputación como gran director, pero no por ser quien es hay que rascarle tanto para quedarnos con algo bueno. Porque sencillamente no es así. La película estará correctamente bien actuada por los héroes reales, pero el guión no ayuda en nada a darles el mérito que deberían tener. Gracias a que en vez de ponerle más énfasis al evento por el cual estos tipos son famosos, se van por el melodrama barato con harto cliché, y del peor cliché que es el gringo. Sin duda, una decepción.

Leave a Reply

Your email address will not be published.