“3%, season 2”, le falta creatividad

Hace año y medio se estrenó la primera temporada de esta serie original de Netflix en portugués brasileño. Fue interesante porque se trataba de una serie de ciencia ficción, con jóvenes protagonistas muy al estilo de “The 100”. Si bien el presupuesto se notaba que era mínimo, también era notorio el esfuerzo por ser creativos en la narrativa, encerrando los espacios siendo muy minimalistas, enfocando todo en los personajes. El principal valor que tenían eran los actores con sus personajes y el guión de los capítulos. Todo muy bien, pero soltaron una segunda temporada y creo que la ambición se les salió de las manos. Se nota que hubo un aumento de presupuesto en la segunda temporada “3%” que han querido aprovechar visualmente, pero al hacer esto han descuidado a sus personajes y a la historia.

En la serie han pasado varios meses desde que sucedió el Proceso narrado en la primera temporada donde tras una serie de pruebas físicas, mentales y demás el 3% de los participantes son enviados a vivir en Altamar, lugar donde prácticamente la venden como un paraíso. Michele, quien es parte de la Causa, una organización que pretende rebelarse contra el Proceso y quien vive en Altamar para rescatar a su hermano acusado de asesinato es usada regresar al nuevo proceso y destruir a la Causa, siendo una especie de agente doble. Todo eso está muy enredado, y eso en parte es una de las causas por las que esta segunda temporada no comienza del todo bien.

La primera temporada fue muy entretenida, con una tensión muy bien equilibrada, sabiendo mover las fichas de manera ingeniosa, con todo y el presupuesto bajo. Se notaba que había un sentido de creatividad. Acá, con la obligación de ofrecer algo nuevo, pero ligado a lo que ya se había mostrado, vuelven un poco al pasado, pero de una manera que ya no impacta. A diferencia de “The 100”, donde se ve un progreso de personajes y tramas, donde un capítulo de ahora es muy diferente al de sus comienzos, esta temporada de “3%” no ha sabido adaptarse a nuevas circunstancias, tanto presupuestarias como narrativas. Falta esa creatividad, ese elemento interesante. Por ahí hay personajes que todavía generan interés, especialmente los más misteriosos, pero los que son más emocionales llegan a un nivel melodramático que poco ayudan al resultado final.

En resumen, la segunda temporada de “3%” me parece que fue trabajada conforme el presupuesto viene llegando. Creo que desde el principio no sabían a dónde iban a llegar con una segunda de episodios, y eso les ha cobrado factura, pues en su intento de ser visualmente más estimulantes y más profundos en el discurso, han tomado decisiones narrativas que muy poco han funcionado. Como ya no había tramas inconclusas de la temporada pasada, nuevas tramas se han sacado de la manga, pero ya no con el impacto de antes. Y eso, gracias a la poca creatividad mostrada, hacen que la serie ya no sea tan interesante como antes. Lástima, porque parecía una buena opción entre tantas de su tipo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.