“Aggretsuko”, peligrosamente kawai

La animación japonesa es muy particular. Pareciera que visualmente las producciones van cortadas de la misma manera. Es una animación donde el espacio tiene que ser muy realista y los personajes con un estilo de dibujo muy limitado. Pero eso da pie a que la creatividad no vaya tanto a la imagen sino a las narrativas y a las historias. Por eso hay animés de comedia, de drama, fantasía, ciencia ficción, thriller y muchos más. Pero hasta que por fin vemos un cambio realmente interesante en lo visual sin perder la esencia por increíble que parezca. El resultado es “Aggretsuko”, una comedia particular que es demasiado kawai y demasiado estrafalaria, pero totalmente atractiva.

La serie va de Yeti, una gatita en un mundo de animales en Japón que inicia su vida laboral. Lo que ella pensaba iba a ser una experiencia tranquila y normal, se convierte en una prueba de resistencia. La serie parte de esa premisa para hablar, de forma muy estrafalaria, sobre temas muy millennials. Yo me considero más o menos de ese grupo (estoy como entre los que son de aquí y son de allá) y en muchas ocasiones me siento identificado con los personajes y sus vivencias, a pesar de que sean unas caricaturas de animales. Y es que el tono de la serie es lo que la hace estar a la altura, pues al mezclar temas adultos con elementos técnicos muy simples y dulces, el resultado es una ironía que atrapa.

Y eso es algo que pega mucho en cualquier producto. Como que ya no nos da pena decir que somos y seguiremos siendo fans de cosas como “Dragon Ball” o “Power Rangers”. Ya estamos grandecitos y por lo menos a mí no me da pena decir que me encanta Babymetal. Por eso la serie tiene muy definido su mercado y por eso funciona. Eso es algo valioso porque tira del sarcasmo y la ironía para hacer momentos realmente graciosos. Ese momento en el primer capítulo donde una simia y un ave caminan por un pasillo de forma sexy para que todos las vean, cuando en realidad están sufriendo las posturas… es genial.

Sin duda, “Aggretsuko” es una caricatura para un tipo de público muy definido. Tiene esa onda noventera tipo Cartoon Network, de hecho me recordó mucho a “Las Chicas Superpoderosas”, sobre todo en el acabado estético; pero con un lenguaje más adulto, más a la altura de lo que entienden chavorrucos de 25 para arriba. Y la verdad es que es genial porque esa esencia se percibe en todo momento. Definitivamente esta serie hará muy divertidos los momentos de visionado y lo mejor es que cada capítulo dura 15 minutos. Bien, así de rapidito que nos entretengan pues no tenemos todo el tiempo del mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.