“Alicia a través del Espejo”, alargando el vacío

alicia a traves del espejo 1

La película sin alma que dirigió Tim Burton basada en la película animada, que a su vez estaba basada en el clásico libro de Lewis Carroll, tuvo quizá un inmerecido éxito de taquilla. Era de esas películas absurdas realizadas en automático que engañan perfectamente a la gente, ofreciendo entretenimiento hueco; es decir, un espectáculo visual con una narrativa aburrida. Más de mil millones suponen que hay una buena cantidad de personas que quieren más de eso y Disney va a todas por ello. El problema de “Alicia a través del Espejo” (Alice Through the Looking Glass) radica en la repetición del tono impersonal, con un exceso de efectos que ya no sorprenden y un desinterés narrativo evidente.

Tim Burton ya no dirige, pero a fin de cuentas dio igual quien lo hiciera, pues el resultado de la ejecución vino siendo el mismo de la primera película. Ahora, un tal James Bobin dirige una cinta donde no la hay. Se supone, por el título, que la película es una adaptación del segundo libro de Carroll; sin embargo, buena parte de esa trama ya había aparecido en la primera película puesto que esta era una adaptación de la animada que adaptaba muy libremente los dos relatos del autor británico. No ha habido mucho de dónde sacar el pretexto para continuar la historia de una Alicia ya adulta (que en la primera película también lo era, no me vengan), por lo que la sensación que da esta secuela de Bobin es de un vacío alargado.

alicia a traves del espejo 3

Cuando no tienes algo interesante que narrar, generalmente la premisa es una anécdota sin fuerza que en situaciones coherentes se solucionan sin mucho esfuerzo. Pero en este caso había que rellenar varios minutos con situaciones sumamente forzadas, lo que genera más descomposición argumental. Al final la película carece de una profundidad básica. Digo, si bien hay que apreciar las cosas desde el punto de vista de su objetivo, debe de haber una motivación hasta cierto punto inteligente que sea congruente con las formas que propone la obra. Acá pareciera querer abarcar mucho sin ninguna justificación y eso me resulta en un engaño que me quieren hacer. Yo no lo compro, y por eso me cuesta apreciarla gratamente.

Visualmente no tiene nada innovador. Resulta rutinaria la imaginación narrativa de Bobin y lo peor es que “quiere diferenciarse” de una manera absurda, esto es excediéndose en efectos, muchos de ellos vacíos que no contribuyen en absoluto. Igualmente, los personajes carecen de motivaciones, muchos de ellos siendo más del montón que no aportan nada a la trama, simples decorativos en el cuadro. El exceso de todo se convierte en un embudo difícil de digerir, marcando un desorden evidente.

Lamentablemente, “Alicia a través del Espejo” es una película sin pies ni cabeza. Llena de excesos que no aportan nada, en ningún elemento ni en ningún sentido. Es una pérdida de tiempo y de dinero. No hay una trama fuerte y por lo tanto interesante. Obviamente, no hay personajes que justifiquen su presencia. Es de esas secuelas que no vienen mucho al caso y es necesario que la gente no se deje engañar con las basuras que les quieren vender.

estrella mala

Leave a Reply

Your email address will not be published.