“American Vandal, season 1”, criminal documentado

By September 24, 2017 Críticas No Comments

Hace poco realicé una crítica a la serie documental “The Confession Tapes que de manera antológica narraba diferentes casos de gente inocente encarcelada por confesiones falsas. Entre otras cosas, mencioné que algo que me llamaba la atención era su género y cómo este ha sido muy popular recientemente con las series documentales porque en el formato que aplican suele aprovecharse más. Tiran de la emoción y de la tensión para sumergirnos en la pantalla y ser testigos de sus historias. Pues bien, ya se habían tardado para darse cuenta y aprovechar para darle una vuelta de tuerca al género con una falsa serie documental o mockumentary recién estrenado en netflix. “American Vandal” es un divertido ejercicio y ejemplo de cómo el género documental criminal emociona a pesar de una premisa ridícula.

A diferencia de las series documental que llevan casos reales (y por lo tanto serios que tienen que ver con homicidios) esta en particular sigue las andanzas de un joven de preparatoria documentalista que se da cuenta que la expulsión de un alumno por vandalizar varios autos con dibujos de penes puede tratarse de un terrible error. Así que se da a la tarea de documentar toda la investigación que dé definitivamente con un culpable mientras se exonera al acusado. Es una propuesta de lo más extraña y divertida, pues la premisa es una completa ridiculez, pero el formato de documental sobre crímenes sí tratan de llevarlo a cabo al pie de la letra, por lo que tenemos una narrativa con exceso de seriedad que al chocar con las partes chuscas genera una comedia extraña.

Es tal la aparente seriedad de la narrativa, que en varios momentos me llegué a olvidar de que estábamos ante algo actuado y falso. Y como tal, toda la tensión que provoca este tipo de narrativa realmente pega. Es algo muy raro porque es adictivo, en sí el género documental de crímenes es adictivo si se suele hacer bien. Aquí, evidentemente lo hicieron muy bien pues lograron generar una emoción compleja en donde nos preocupamos por los personajes a pesar de que están viviendo una situación ridícula. Y obviamente todo el resultado es gracias a las muy buenas actuaciones de todo mundo que dan con los perfiles y con el tono, con el guión que siempre tenía momentos para dejarnos enganchados y especialmente con la ejecución que aprovechaba todos los recursos narrativos de este tipo de formatos.

En conclusión, “American Vandal” es una bocanada de aire fresco para las series de comedia. Es divertida y es muy entretenida, pero ante la maestría ejecución que calca el formato de la serie documental también se vuelve emocionante, tensa y adictiva. Incluso, podría decir que es muy empática. ¿Ese sentimiento es por la historia o por cómo se cuenta? Puede ser muy buen debate, pues cuántas series documentales de crímenes no han emocionado y no nos ponemos a pensar que en buena parte tiene que ver por cómo nos cuentan la historia. Aquí a pesar de ser una historia sobre un tipo acusado de pintar penes, nos involucramos, nos emocionamos y nos involucramos. Sin duda, un gran experimento con grandes resultados.

Leave a Reply

Your email address will not be published.