“Aniquilación”, maravilla vacía

By March 13, 2018 Críticas No Comments

Los días pasan y, si agrandamos más la medición, los años pasan, pero siempre hay noticias que sorprenden. Resulta que tras un pase de prueba, como esas que normalmente se hacen con una muestra de público para saber si están lanzado la mejor película / producto, un productor no se sintió seguro respecto al alcance comercial que la nueva película de Alex Garland pudiera tener. Después del éxito crítico de “Ex-Machina” (2015), que en México ni siquiera se estrenó en cines, Alex Garland es embarcó nuevamente en la ciencia ficción con una película más o menos en las mismas ondas de su ópera prima. Y como se le metió un presupuesto no tan grande, pero considerable, la duda financiera hacía mella en la estrategia comercial de la película. Sólo habría estreno en cines de Estados Unidos, dejando la distribución internacional para Netflix. Unos se lamentan porque deseaban ver la película en pantalla grande, y los más honestos como yo simplemente esperaron pacientes en su televisión para ver la nueva obra de Garland sin llorar. Lo cierto es que “Aniquilación” (Annihilation) es una maravilla visual, aunque su trama y su discurso apenas soporte cierta justificación.

La película va de Lena, una bióloga con pasado militar quien se reencuentra con su esposo que había estado desaparecido en una misión secreta. Para descubrir el misterio del cambio de comportamiento (y del estado de salud) de su esposo, Lena se adentra a la zona extraña junto con otras 4 mujeres. La película está basada en la novela de Jeff VanderMeer, con una trama que pretende hablar de cosas profundas del interior del ser humano, como el miedo, la soledad, el compañerismo, la locura. El problema es que todas esas cosas resultan simples, siendo representadas por la mayoría de los personajes, menos por el principal. Decía este productor, David Ellison, que no dejó que se estrenara en cines de todo el mundo que la película era muy intelectual, cosa que no estoy de acuerdo, y que el personaje principal interpretado por Natalie Portman necesitaba ser más simpática. En eso concuerdo un poco más, pero más que necesitar ser simpática, el personaje de Lena necesitaba ser más carismática con el espectador, conectar con el público, y eso no lo logran.

Hay muchas películas muy buenas con protagonistas serios, fríos, incluso siendo villanos, pero funcionan porque todos esos personajes generan empatía con el público, resultan carismáticos. El personaje de Lena, con Natalie Portman, se siente muy alejada, es muy sangrona y en ningún momento hay remedio para ello. Quizá el final esté acorde a lo mostrado, pero de nada sirve si el viaje resultó un poco molesto en su tratamiento. De hecho, los personajes secundarios, aún con sus pocas notas de desarrollo, están mejor dibujados que el de Natalie Portman. A lo mejor no ayudó que el tono de la película fuera pausado. No es que la película sea lenta, tiene sus situaciones tensas, incluso por momentos raya el terror y la aventura, pero no es un tono natural del drama, sino es más bien pausado en aras de la reflexión audiovisual. El problema es que no había mucho material que contemplar. Porque después de todo ¿qué quiso decir y contar el director? Si al final te quieren explicar con artículos escritos defendiendo la película ni te molestes en comprenderlos, porque recuerda que el arte no se explica y es responsabilidad del autor dejar todo bien definido, incluyendo su discurso y objetivo. Si le entendiste, pues bien por ti.

Visualmente está muy bien. La fotografía es genial y el diseño de producción también, se llevan muy bien de la mano con ese uso de colores y luces que agradan al ojo. De hecho también la parte sonora es envidiable. La música, sin ser rimbombante, se da a destacar en momentos clave. Y qué decir de los efectos visuales, todo muy bien conjugado para resultar en una película bien hecha. Todo muy bonito y muy fascinante, con un ritmo que te invita a apreciar con más detalle las cosas, pero que en cuanto a la trama la película no resultó ser efectiva. Definitivamente, “Aniquilación” es una cinta con mucho rigor en el aspecto técnico audiovisual, pero con una calidad de trama por debajo de las expectativas que no se puede esconder a pesar de ser visualmente maravillosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.