“Annabelle: La Creación”, el origen de siempre

By August 17, 2017 Críticas One Comment

Las precuelas son una de esas raras historias que nos cuentan lo sucedido antes de la trama original. Viene siendo la representación de la trama histórica sobre alguna trama en particular. Aunque pareciera que ya estamos habituados a ese tipo de producciones, no son muchos los que se avientan a exprimir lo sucedido antes de lo ya contado y menos cuando se trata de una segunda producción. A veces lo habitual es que la precuela sea una especie de reboot como en “El Planeta de los Simios: (R)Evolución” (Rise of the Planet of the Apes, Rupert Wyatt, 2011) o una producción tardía como la segunda trilogía de Star Wars. Sea como sea, esas historias previas suelen ser interesantes excepto cuando la original no lo fue. Ese es el caso de “Annabelle: La Creación” (Annabelle Creation), una película con los mismos clichés y ondas del terror que por lo menos entretiene correctamente.

La película va de un hombre que fabrica muñecas y que tiempo atrás se le murió su hija cuando recibe en su casona a una monja y a varias niñas de un orfanato, haciendo que cosas aterradoras sucedan por culpa del alma de la niña muerta. La premisa podría decirse que sigue la típica historia de terror / horror de toda la vida. Vamos, el terror es un género con unas reglas muy definidas, obviamente tiene que ser una película que genere mucha tensión y mucho suspenso para que el público sufra un poco. El problema es que muchas reciclan y reciclan ideas que, si bien funcionaron con anterioridad, no son más que detalles poco innovadores que no aportan mucho como propuesta artística. Viene siendo la frase que dice “el primero que pega, pega dos veces”. Si uno vuelve a hacer lo mismo, ya no genera tanto impacto como antes.

Entonces, esta película que viene siendo la precuela de “Annabelle” (John R. Leonetti, 2014), que viene siendo la precuela de “El Conjuro” (The Conjuring, James Wan, 2013), nos ofrece una trama poco creativa, con escenas poco innovadoras, donde los personajes están envueltos en acciones predecibles. De hecho, por momentos pareciera que se forza algunas situaciones para que todo cuadre y se alcance ese clímax terrorífico, sin importar que haya poca congruencia. En pocas palabras, no hay una creatividad argumental para que primero sea una producción fresca, como en su momento fue la película de James Wan, y que segundo pueda satisfacer como producción cinematográfica.

Ustedes dirán, pero así es siempre y las películas de terror son así de entretenidas y punto. A lo mejor, pero nunca está demás ser más rigurosos y pedir más innovación en el argumento y hasta un poco de discurso. No creo que les cueste mucho, sólo que su objetivo de asustar a la gente puede más que el esfuerzo para que todo cuadre de buena manera. Pero bueno, como quiera sí hay por lo menos algunas cosas que hacen que la película no sea del todo mala. Hay cosas narrativas que valen la pena. Todo lo que es la ambientación con el diseño de arte, la música, la edición y el sonido está realmente bien. Se nota que le saben mucho a las reglas del género, eso sin duda, pero nada que no hayamos visto antes nos ofrecen aquí.

Así que en conclusión, “Annabelle: La Creación” es de esas películas que quedarán en el olvido para siempre y por siempre. No es una porquería ni mucho menos, pero tampoco vale la pena como una obra artística. No es una película que tenga como objetivo ser profunda y hablar de muchas cosas, por eso no nos podemos poner tan severos a la hora de apreciarla, pero sí que podemos pedir un poco de creatividad, algo de empeño para que esta película valga la pena. Al final me quedo con el hecho de que técnicamente está dentro de lo aceptable, incluso esquivando momentos que la podrían volver aburrida, pero hay que ser más exigente y no quedarnos con lo mismo de siempre, pues así nunca se avanzará… y el terror ya tiene rato que no progresa mucho.

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.