“Ant-Man and the Wasp”, divertido e intrascendente

Después de lo acontecido en “Avengers: Infinity War” (The Russo Brothers, 2018) pareciera que el Universo Cinematográfico de Marvel debió haber cambiado. Pero poco más de dos meses fueron suficientes para que nos recuerden que cada película es diferente dentro de lo mismo. Si la épica de los Avengers dejaba las cosas con dramatismo, esta nueva aventura del superhéroe que se empequeñece toma las cosas muy a la ligera. Pero muy a la ligera, pues “Ant-Man and the Wasp” es una comedia pura y total, por lo que los conflictos no se sienten tan importantes como quizá se esperaría.

La película se sitúa en paralelo con lo que acontece en “Infinity War” (eso se confirma en las escenas post-créditos), con Scott Lang en arresto domiciliario después de luchar a lado de Capitán América en “Civil War”, pero tras descubrir la posibilidad de que Janet van Dyne podría seguir viva en el Reino Cuántico, junto con Hope y su padre Hank Pym harán todo lo posible para traerla de vuelta antes de que otras fuerzas lo impidan. En cierta medida, probablemente estemos ante la película menos conflictiva de todas las estrenadas de Marvel. No hay una amenaza que involucra directamente a Scott, porque lo que da pie a la historia de la película es una casualidad indirecta. La dificultad para traerla de vuelta tampoco es algo demasiado complicado, por lo que recurren a una villana un tanto chiflada para darle algo más de tensión, pero lo cierto es que no es suficiente para poner las cosas difíciles.

No sé si el objetivo de la película era hacer sufrir de más a Scott Lang, aunque probablemente no porque en ningún momento es afectado directamente. Creo que el objetivo de la película radica en la potencial comedia que los personajes y ciertas situaciones pueden ofrecer. Y eso está más que demostrado con prácticamente todos los personajes pueden con el paquete, uno más cómico que el otro, siendo el personaje de Michael Peña “Luis” quien se lleva las palmas completamente. Ahora, por momentos y hacia el final de la película, ciertos chistes o situaciones simpáticas pierden poco a poco el nivel porque se tornan repetitivos. Como el chiste del “Suero de la Verdad” o todos los momentos en donde las cosas se hacen pequeñas y luegos grandes, pequeñas y luego grandes, y así todo el tiempo.

Entonces, al no disponer de un conflicto que ponga realmente de patas pa’ arriba al protagonista, porque si aparece o no la Janet van Dyne a Scott Lang le viene valiendo un poco (de hecho, él en toda la película está más preocupado por mantener las reglas de su arresto domiciliario que en encontrar a la mamá de la que le gusta) la película se siente totalmente intrascendente. Es más, lo único que podría quedarse para la posteridad y no precisamente por causas propias es la escena post-crédito tan mencionada como impactante y quizá algún elemento sobre el Reino Cuántico que ya sabíamos o lo veníamos venir. Fuera de eso, no hay nada ni de forma argumental ni cinematográficamente que nos haga pensar que esta película trascienda. Buenos efectos y hasta ahí.

Así que en resumen, “Ant-Man and the Wasp” es una película repleta de comedia en onde uno, si busca sólo entretenimiento, se la va a pasar muy bien. Los actores tienen buenos personajes que resultan simpáticos y con buena química entre ellos, y ciertas situaciones realmente son satisfactorias con varias carcajadas. Entretenida en todo momento como normalmente lo hace Marvel, lo cual está bien. Pero la historia probablemente sea la peor que nos hayan ofrecido, pues no hay un conflicto grande que sea un gran reto para nuestro protagonista, y sí varios que no vienen al caso o que no son trascendentes para su desarrollo de personaje. Es simplemente una aventurita sin ningún alcance.

Más del Especial Marvel en Watsamara:

Cine

TV

Leave a Reply

Your email address will not be published.