“Atlanta, season 1”, derribando obstáculos

By November 20, 2016 Críticas No Comments

atlanta-1

Hace poco estaba leyendo este artículo sobre un nuevo movimiento de cine llamado “mumblecore”. No es todavía un movimiento con sus reglas limitadas, pues viene siendo la moda del cine indie por lo que cualquiera puede aportar más elementos al movimiento, y probablemente ninguna de las películas estrenadas que pertenecen son consideradas unas obras maestras. Este tipo de cine donde se oscila entre el drama y la comedia, con protagonistas jóvenes con crisis existenciales sobre el amor y el trabajo, y un tono más natural, orgánico y si se puede vintage. Está agarrando fuerza y sitios como Netflix y HBO las ha puesto de moda también en las series de tv. Porque creo que es una forma muy orgánica de alcanzar profundidad y al mismo tiempo notoriedad. “Atlanta” es una nueva serie que mantiene ese tono “mumblecore” con la cultura popular afroamericana.

La serie narra las desventuras de Earn Marks, un joven adulto que se gana la vida como puede y que un día, al ver que la popularidad de su primo rapero crece, decide convertirse en su representante para salir de muchos problemas. La protagoniza Donald Glover, un tipo que ya estuvo en “Community” y que ha ganado mucha popularidad últimamente (va a estar en la nueva película de Spider-Man), y que además la hace de creador y guionista. Entonces lo que hace y que resulta evidente es darle a la serie un estilo “mumblecore” con el que Glover se siente a gusto para hacer más carismático a su personaje y hasta más emocional. Pero he de reconocer que yo no soy muy afán de este estilo porque cuando se cometen errores, estos se vuelven notorios, más de lo normal.

Lo que pasa es que este tipo de historias necesitan forzosamente un lado más emocional para conectar con el espectador. El problema que le veo a estas historias es que manejan argumentos con premisas débiles como “el tipo que no se puede enamorar”, o “el tipo que no encuentra el trabajo adecuado a su vida”, o “la chava que quiere hacer otras cosas”. Por supuesto que muchos son conflictos importantes que manejan temas igual de relevantes, pero tienen que ser intensos, si no pasa como con cualquier otra anécdota. Realmente tienen que saber conectar con el público. Y en “Atlanta”, por lo meno conmigo, no conectó. Quizá porque yo soy ajeno a toda la cultura del rap o porque se me hace extraño que los personajes afroamericanos reaccionan como reaccionan, pero conmigo no conectó.

¿Qué puedo decir de la parte técnica? Pues normal. Tampoco es innovadora en ese sentido. Pero sí le echa ganas en el guión. Por lo menos Glover intenta contar una historia interesante con conflictos que pesan. Te entretiene, pero no sale de lo convencional. No sale de ese estado que suelen tratar a estos personajes donde todo les sale mal y que por sus sueños siguen al pie del cañón. Al final es congruente, pero predecible, y aunque no es algo malo, está claro que no aporta.

En resumen, “Atlanta” es una serie vendida como drama y comedia, pero está más cargada a la primera. Cosa rara porque Glover es más famoso como comediante. Quizá el tono no le permitió divertirse más, enfocándose más en los problemas y crisis de sus personajes, haciendo que no se traslade al público ese humor que intentó hacer. Es de esas series que no son para todos, quizá es más anichada, conectada a un público que entienda esa cultura afro. Creo que me sucedió lo mismo que con “The Get Down”, al final son anécdotas que no supieron hacerse más universal.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.