“Baywatch: Guardianes de la Bahía”, músculos y chistes

A veces uno luego tiene ganas de consumir productos que sabes que no son los mejores o que no tienen una gran calidad. Siempre comparo esto que quiero decir con la comida. De pronto, quizá un domingo, tenemos ganas de comer una hamburguesa del Burger King sabiendo que no es nada nutritivo, pero se antoja. Igual pasa con el entretenimiento. En ocasiones hay ganas de algo más barato por así decirlo. Pero algo que no esté podrido, sino que simplemente cumpla con ese antojo. “Baywatch: Guardianes de la Bahía” (Baywatch) cumple con eso, pues se autolimita a ser una película sin ninguna ambición profunda más allá del entretenimiento superficial.

La historia de la película sigue a un par de salvavidas que no son la pareja perfecta en términos de entendimiento que descubren un plan criminal que afectará la bahía en la que trabajan. Y ya, la película no se mete en nada más. El guión en términos de desarrollo argumental no se mete en más cosas, no se mete en ningún discurso ni en ningún objetivo temático. Simplemente se trata de una excusa para entretener con personajes a quienes les basta decir cualquier tontería para llamar la atención. Pero es que ese es el objetivo. Se nota de lejos que la película simplemente existe para matar el tiempo, no hay un objetivo más allá de eso.

Entonces, en base a eso, hay que bajar varias rayas al nivel de análisis y ser más permisivos. Si aceptamos que la película está hecha sólo para entretener, pues nos encontramos ante una que sí lo hace, aunque con algunos detalles a mejorar. La película no aburre, cosa que es lo mínimo que uno pide, pero en cierta forma se trata de una producción donde los chistes no son tan imaginativos, ni las situaciones tan frescas. Hay mucho chiste de sexo y de ese tipo de cosas. Chistes de pastelazo medio picantes. Hasta pareciera que es como los videohomes donde salían Rafaél Inclán y todas las ficheras, pero con mejor producción, obviamente. La historia simplemente en una excusa para acomodar una aventura de entretenimiento.

Por eso mismo no puedo adentrarme más en los detalles, porque en específico nada destaca. Pero todo el conjunto funciona bien solamente para entretener. Es una película pobre en aspiraciones, quizá poco arriesgada para intentar ser algo más. Al final, “Baywatch: Guardianes de la Bahía” es sólo una película facilona, dominguera, palomera y entretenida que no le hace daño a nadie. No quiere decir que sea algo magnífico porque tampoco se trata de algo totalmente nuevo. Pero no deja tampoco un mal sabor de boca porque a eso aspiran. No engañan a nadie y eso es más que suficiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.