“Better Call Saul, season 2”, los lazos de sangre

By April 25, 2016 Críticas No Comments

better call saul 2

La serie madre, aquella llamada “Breaking Bad” (2008-2013), consistió en muchas cosas, pero una de ellas era fundamental para arrancar con todo lo que se vivió desde el primer capítulo. Walter White era incapaz de hacer muchas cosas, pero cuando se trataba de su familia todo lo podía. Podía ser el tipo más peligroso si las circunstancia lo exigieran con tal de proteger y asegurar a su familia. Obviamente, otra serie que partiera de dicho argumento sería una redundancia, por no decir una patada en el trasero, pero desde otro punto de vista o desde otra circunstancia el tema da para mucho más. Y la segunda temporada de ”Better Call Saul” lo maneja muy bien, creando además un perfil más profundo de los personajes más importantes que rodean al protagonista.

Jimmy no puede ser lo que los demás esperan que sea. No puede y él lo sabe. Por más que Kim trate de ayudarlo a ser “normal” o que su hermano Chuck trate de obstaculizarlo, Jimmy seguirá siendo el tipo que se salta las normas pero de buen corazón. Sigue siendo diferente al Saul de “Breaking Bad”, especialmente porque el ser idealista es lo que lo mueve. Quizás ahí está la clave, cuando se pierda su “inocencia” es cuando Saul entrará al quite. Pero no nos adelantemos. La serie está en un punto donde se toma el tiempo en explicar con detalle, porque resulta importante, los factores que determinaron su cambio de identidad. No lo vemos en concreto, pero es un hecho que cada elemento es un paso hacia el cambio final. Vince Guilligan y Peter Gould aprovechan para ahondar en temas similares a “Breaking Bad”, pero desde un ángulo diferente, desde una persona diferente.

better call saul 3

Decir que los guiones están bien hechos y que la narrativa es muy original bla, bla, bla… es repetir lo que vengo opinando de la primera temporada y del final de “Breaking Bad”. Sí, la serie es magistral en esos apartados. Todo bien pensado y con una justificación. Pero con lo que me quedo de esta segunda tanda de episodios es con la sensación de seguridad que emanan cada uno de los capítulos. Seguridad de que todo va por buen camino y que todo tiene un por qué. Que todo está planeado, y que con el paso de la serie, las cosas estarán en su lugar y no decepcionará. Es una sensación similar al de “Breaking Bad” donde paso a pasito el nivel subía hasta llegar a niveles magistrales. Aquí está pasando lo mismo.

¿Por qué? Porque hay más tridimensionalidad. La primera temporada parecía adaptarse al pasado. Agarrarse bien fuerte antes de la aventura de Jimmy que lo llevará a convertirse en Saul. Por eso la superficialidad de algunos personajes, que sólo funcionaban para ayudar a crecer a definir al personaje principal. Ahora es su profundidad la que le da una oportunidad a la serie para seguir avanzando. Kim está cambiando y todo es más congruente gracias a una mejor definición de su perfil. Y en cuanto a Chuck, hemos podido observar con mayor certeza sus motivaciones. Ellos dos refuerzan a Jimmy y lo hacen ver más interesante. Y eso es maestría narrativa.

La segunda temporada de “Better Call Saul” avanza extraordinariamente en el desarrollo de los personajes. Ahora están dotados de increíbles secuencias que hacen más nítidas sus motivaciones Se enriquecen entre todos. Como un reloj perfectamente construido, todo tiene un porqué y una razón de ser. La serie emana seguridad de querer ser lo que es. No se andan con experimentos, pero sí con propuestas que la enriquecen mejor. Y eso que no mencioné al personaje de Mike. Todo lo anterior aplica con él también. Sin duda, una de las mejores series del momento.

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.