“Boyhood”, aprovechando el tiempo de nuestra vida

By January 2, 2015 Críticas No Comments

boyhood 2

El cine de Richard Linklater siempre ha sido apasionante en un sentido más humano. Nunca se ha caracterizado por enfocarse en lo audiovisual, quizá por eso lo siento como un realizador técnicamente más rutinario. No le importa si la fotografía tiene unos colores perfectos o si la acción es estéticamente poderosa. Él se centra en el lado humano de los personajes. Clava su mirada en sus sentimientos, sus pensamientos y sus reacciones. Así lo demostró en la trilogía “Antes del…” (Before…). “Boyhood: Momentos de una Vida” (Boyhood)es su máxima obra, una película como ninguna otra donde explora de manera honesta las inquietudes que el paso del tiempo puede generar.

En 12 años cambian muchas cosas. Incluso, puede cambiar nuestra perspectiva de la vida. En 12 años (que es el tiempo que generalmente tiene la niñez) Richard Linklater se aventó a realizar su tesis. Las decisiones no cambian las cosas, es el tiempo que cambia las decisiones. En casi tres horas, que se pasan volando, vemos todo su preceso para demostrar su premisa. Y lo mejor es que tiene toda la razón. Pero además lo demuestra con situaciones reales, anécdotas que bien nos pudieron pasar a nosotros.

Ese grado de honestidad no se ve muy a menudo en el cine. Quizá en el documental es más propicio de verlo, ¿Pero en ficción? En algunos espacios se ha comentado que la película carece de un seguimiento en particular. Es decir, que no tiene una historia concreta, que todo es muy general. Es que no podría ser de otra manera, pues la película sigue ciertos momentos que funcionan como trampolín para avanzar en el nivel de maduración. La película no es de una persona buscando una solución a algo concreto, sino de una persona en su viaje inevitable de la adolescencia con todo lo que esto implica.

boyhood 3

La película dice muchas cosas, y todas ellas no están muy lejanas de la realidad. Creo que eso es lo más valioso, ese sentido de autenticidad. Una película verdadera que siempre está al pendiente de lo que tú sientas. De alguna manera está conectada a nuestros sentidos y eso es admirable. Gran trabajo de edición, porque no es fácil retratar ese tono que después de 12 años se pudo haber desgastado. Además, nunca pierde el ritmo, aunque la mayoría de sus secuencias son conversaciones entre los personajes. Es más poderoso lo que dicen, que lo que muestran.

Como dije al principio, Richard Linklater no es alguien propenso a utilizar herramientas tecnológicas para innovar. El resulta ser original en el discurso narrativo, y eso es más valioso a largo plazo, porque no está sujeto a modas estéticas. En ese sentido, la película no es la octava maravilla en su empaque. Pero aquí es cuando hacemos la reflexión, si compramos un celular nos importa más cómo funciona que el acabado físico que pudiera tener. Pasa similar cuando nos situamos ante “Boyhood”.

“Boyhood: Momentos de una Vida” es una de las mejores películas de año (y eso que no tiene ni dos días de empezar. Si hubiera llegado la semana pasada, sin duda estaría en la lista de lo mejor que nos llegó en las salas mexicanas del año pasado. Precisamente el tiempo, el concepto más importante que tiene la película, ya nos dirá si se convierte en algo más grande que una obra cinematográfica. En serio, no pierdan la oportunidad de verla.

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.