“Breaking Bad”, el ego contra el bienestar familiar

breaking bad 1

Ya mucho se ha dicho de una de las series más emblemáticas de toda la historia. No sé si resaltar su majestuosidad sería redundante ante los cientos de análisis, debates y ensayos que han aparecido desde que terminó, hace casi un año, la historia de Walter White. Pero es que Breaking Bad no sólo es un entretenimiento adictivo y técnicamente perfecto, sino un reflejo de la sociedad moderna a una escala personal y familiar. Una serie que contiene muchos discursos que conectan de alguna forma con la visión del estilo de vida actual. Y sin embargo, la historia de Walter White hacia sus lados oscuros no deja de ser clásica, confirmando su universalidad histórica.

Para hablar de esta serie se necesita analizar los puntos básicos dentro de la estructura de una historia. Sólo así, podríamos darnos cuenta del alcance a la que llegó esta serie creada por Vince Gilligan. Y creo que no hay otra serie que haya alcanzado tantos matices como “Breaking Bad”.

Walter White

Durante los primeros capítulos de “Breking Bad” tenemos al personaje principal, Walter White, un profesor de química en una preparatoria en Alburqueque, Nuevo México. Poco a poco lo vamos conociendo como una persona amante de su familia y muy inteligente, pero al mismo tiempo es una persona frustrada. Muchas oportunidades para alcanzar el éxito laboral, e incluso familiar, las dejó pasar. Todo su entorno y, por supuesto, su estilo de vida es resultado de una característica muy particular en él: su ego.

Walter White es una persona muy orgullosa. Y a pesar de que en varias ocasiones las situaciones superan a su capacidad de hacer las cosas, Walter siente la desgracia de no poder hacer nada. La gota que derramó el vaso fue su enfermedad de cáncer. Pero no tanto por lo que le podría pasar a él, sino por las condiciones con las que dejaría a su familia, su tesoro más importante.

breaking bad 2

El motivo de Walter

La primera temporada sirvió para situarnos la personalidad de Walter (aunque de manera un poco atropellada, ya que esa temporada sufrió por la huelga de guionistas en 2008). Y desde el primer capítulo sabíamos qué era lo que más le importaba. La escena donde defiende a su hijo de las burlas de unos adolescentes en una tienda de ropa no sólo lo demuestra, sino que sabemos hasta dónde sería capaz de reaccionar para defender a los suyos.

El cáncer, que aunque le afectaba directamente a él, sirvió sólo como un obstáculo enorme de lo que Walter quería realmente: bienestar familiar. Siendo consciente de su situación económica y los grandes problemas que su enfermedad y posible muerte podrían afectar a su familia, necesitaba pensar en algo para alcanzar el dinero de forma fácil. Por azares de la vida, se reencuentra con un ex-alumno y se le ocurre entrar al mundo de las drogas.

El mundo de las metas azules

Jesse Pinkman fungía como un gran aliado. A pesar de su personalidad desequilibrada y sus reacciones impredecibles, era un tipo familiarizado con “el negocio” que ayudaría a colocar el producto de Walter en el mercado. A Pinkman no le gusta mucho seguir en el negocio de la droga, pero ante el desapego de su familia, encuentra en Walter un modelo a seguir. Ambos se complementan y se conectan, y generan una gran química de compañerismo.

La relación es tal, que Walter comienza a ver a Pinkman como una especie de protegido, como un hijo adoptado. Sin embargo, ese resultado quizá no era lo que quería realmente Walter de su relación con Jesse, una relación más laboral. Pero la inclinación de Jesse a Walter alcanzó niveles muy profundos, que el primero se convirtió en otro familiar más. Y como vimos desde los primeros capítulos, el bienestar familiar es lo más importante para Walter.

breaking bad 3

El villano no son los pollos, es el ego

De alguna manera, Walter tenía en sus manos la oportunidad de dejar en una situación cómoda a su familia… o casi a toda su familia. Pues Jesse se había convertido en alguien especial para él, así que también tenía que velar por él. Por un lado, su relación laboral con los Pollos Hermanos le proveía lo necesario para su bienestar económico e, incluso, se mantenía a distancia de su cuñado Hank. Pero por otro lado, esa nueva relación laboral lo mantenía con la incertidumbre de su propia seguridad. Podría morir de cáncer, pero no asesinado.

Gustavo siempre fue una amenaza, pero ¿realmente era un peligro? Walter acabó con él más por el miedo de que Gustavo no lo haga primero con él. Sus miedos seguían fundamentados en proteger a su familia, y a Jesse. El bienestar familiar ya no era mejorar el lado económico, sino proteger el lado vital. Así que las medidas fueron algo drásticas.

Y es que durante toda la serie, Walter procuraba no dejarse caer o intimidar ante cualquier obstáculo, pues cree que eso es precisamente lo que le falló y que lo tiene donde está. Si alguien lo detiene en su búsqueda de dejar a su familia en una buena posición económica tendrá que solicitar la ayuda de Heisenberg, su alter súper ego.

Walter comenzó a dejar que su otra personalidad más oscura, pero al mismo tiempo más honesta, fuera encargándose de todos los problemas rudos. Poco a poco, Heisenberg, el ego, fue adueñándose de las situaciones y tomando las decisiones. Claro que Heisenberg tomaba las decisiones en base a sus intereses: más dinero, más poder, más control y más superioridad; dejando a un lado los intereses de Walter: su familia y Jesse.

breaking bad 4

La familia contra Heisenberg

Aunque Skyler está de acuerdo en el bienestar familiar, la bandera de Walter, no está para nada contenta cuando Heisenberg afecta la vida de la familia White. Y es que el problema fue ese, Walter dejó entrar a Heisenberg a su vida de tal manera que comenzó a afectar lo que más le importaba. El incremento de poder, propio de un egocéntrico, estaba más allá del tope que buscaba Walter, pero Heisenberg vio la oportunidad y fue por él.

Walter, en su subconsciente, argumentaba que todo lo hacía por su familia, por su bienestar. Pero no se daba cuenta que su alter ego comenzaba afectar la vida de su familia y, lo más importante, no pudo hacerles saber que Heisenberg y Walter eran distintos. Su familia veía a Walter y a Heisenberg como una misma persona, pues así era. No comprendían por qué Walter se hacía con un poder que no era necesario y que tenía ciertas consecuencias colaterales.

Pero cuando Walter se dio cuenta, todo era demasiado tarde. No sólo su familia, su tesoro más preciado, se puso contra él, sino la sociedad entera no estuvo de acuerdo con sus decisiones. Walter sabía que todos estaban furiosos contra Heinsenberg y, cuando se vio en la necesidad de desaparecer, se dio cuenta que Heinsenberg no existía, todo el tiempo era él creyendo ser otra persona.

Uno mismo

Son conceptos muy complicados y, hasta cierto punto, difíciles de explicar. ¿Cómo una persona puede convertirse en dos? Cuestiones filosóficas aparte, Walter se dio cuenta que los errores de Heinsenberg fueron sus propios errores, como Walter. Heinsenberg no era más que una excusa para alcanzar el poder que vio fácilmente ante sus ojos.

Y de alguna forma, cuando está frente a Skyler aceptando sus errores, diciéndole que todo lo que hacía en nombre de Heinsenberg era por su ego mismo, Walter comprende que todo lo que está sufriendo su familia es solamente gracias a él. Por supuesto, un poquitín de Heinsenberg sigue embarrado en su personalidad (pues no se puede deshacer así tal fácil) y termina de vengarse, pero antes deja todo acomodado para asegurar el bienestar económico de sus hijos.

breaking bad 5

Un reflejo de la sociedad moderna, pero una confirmación de la naturaleza humana

Como lo dije al principio, “Breaking Bad” no sólo es grande por su narrativa y realización que ya quisieran muchos tener (cine o cualquier otro medio). Su grandeza más más allá de esas cosas técnicas, incluso artísticas. “Breaking Bad” es un reflejo de la sociedad en la que estamos viviendo.

Al ver la historia de Walter White podemos ver los reflejos de nuestra sociedad. Su funcionamiento, sus reglas y obstáculos. ¿Cuántas personas no están dispuestas a hacer lo que sea por encontrar un bienestar familiar? ¿Cuántas personas ven con malos ojos los argumentos de personas como Walter, y las pisotean? Es un debate. “Breaking Bad” dispara ciertos temas que alcanzan niveles éticos y morales, y que no son nada sencillos de agarrar. Hay posturas diferentes y “Breaking Bad” te da una gama de ellas.

Así mismo, la serie protagonizada por un extraordinario Brian Cranston también confirma que los motivos y las decisiones son tan naturales como reales. Historias así han existido durante muchos años, con personas y lugares diferentes. Pero de alguna manera unidos, porque la forma de actuar es natural en la humanidad. “Breaking Bad” se convierte en un ejemplo de la naturaleza humana.

 

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.