“Buenos Vecinos 2”, más de lo mismo

buenos vecinos 1

En realidad es rarísimo cuando una secuela tiene razón de ser. Cuando tienen justificación, generalmente no reciclan premisas, sino avanzan y evolucionan en todos los aspectos. Díganme ustedes si no, pero las grandes secuelas tienen esa característica. Apenas ayer comentaba sobre una segunda parte sin razón de una película tampoco sin mucha justificación. El resultado fue malísimo. Ahora llega una secuela que tampoco nadie pidió, se trata de “Buenos Vecinos 2” (Neighbors 2: Sorority Rising), una película que repite el argumento de su antecesora, pero que de todas formas resulta divertida.

Generalmente, las películas con Seth Rogen son simpaticonas. Es de un humor medio negro, ideal para el público en general que gusta de entretenerse con propuestas algo superficiales, pero no huecas como muchas veces pasa. Así fue el primer “Buenos Vecinos” (Neighbors, Nicholas Stoller, 2014), con un humor fresco, si bien no innovador, pero divertido a fin de cuentas. La premisa de un joven universitario que se la vive echando fiesta todo el día molestando a los vecinos resultaba agradable. Esa misma premisa es la misma de esta segunda parte, sólo que ahora no es un joven, sino una señorita rebelde.

buenos vecinos 3

El guión no tiene mucho de dónde agarrarse desde un punto de vista argumental. Es decir, viene siendo lo mismo. Cómo acabar con la nueva joven vecina. Como en muchas segundas partes, el nuevo villano es más poderoso, así que se necesita de nuevos poderes más grandes para solucionar el problema. Ese “poder” no es otra cosa más que pedir ayuda al anterior némesis, Zack Efron, para así acabar con el personaje de Chloe Moretz. Alguien inteligente sabe cómo va a acabar todo eso, y la lección aprendida no es mejor que antes; a decir verdad, viene siendo la misma. La realización de Stoller, que repite, tampoco viene cargada de innovaciones.

Así que el único detalle a destacar, y por el que vale la pena hasta cierto punto, es el humor. La verdad es que sí me reí. Hay veces en que una secuela es tan repetitiva que ni los chistes son buenos. Acá sí, igual y yo estaba de buen humor, no sé. Pero los chistes amortiguan el mal sabor que resulta la repetición de todo lo demás. Al final la película resulta divertida y entretenida, más como un pasatiempo que como una obra que propone, eso es evidente.

“Buenos Vecinos 2” es el claro ejemplo de película dominguera que no le hace daño a nadie. Entretenida y divertida, me resultó chistosa. Los nuevos personajes están bien, sin ser la gran cosa y los que estaban antes, pues están igual y no están mal. Me hubiera gustado que le hayan puesto más inteligencia a la construcción de la historia, pues resulta muy evidente hacia dónde va a acabar todo, pero tampoco es un desastre ni mucho menos. La película es para ir con la expectativa de entretenerse, nada más.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.