“Camino a Marte”, que no amarra

By December 1, 2017 Críticas No Comments

Mientras el cine mexicano va en vías de industrializarse (qué tanto le falta es algo que realmente nadie sabe) de pronto van apareciendo propuestas variadas de géneros y temáticas aunque yo veo también cosas en común que son precisamente los detalles que hacen que el cine mexicano no figure como producto deseable para el público promedio. Creo que afortunadamente dejamos atrás el cliché de que el cine mexicano tenía que ser serio y hablar de crimen y drogas y alcohol y sexo y cosas de esas, pero todavía falta para que los cineastas le echen una mirada al público y no a ellos mismos. Porque aunque hagan cosas curiosas o que parezcan frescas, siempre habrá algo raro que no las hará conectar con el público. Y eso es lo que le pasa a “Camino a Marte”, una película que intenta salirse de ciertas historias convencionales, pero que al final su ambición no aterriza lo suficiente para conectar con la gente.

La historia va de una chica que está enferma y que su sueño es ir a la playa y su mejor amiga que casi casi la secuestra y se la lleva a cumplir el sueño, cuando se encuentran con un tipo que dice ser un extraterrestre de Marte. Una de las cosas que luego veo en muchas películas es que sus premisas son muy interesantes. Todas las ideas son magníficas porque tienen la pregunta “Qué sucede si pasa algo extraordinario”. El encontrarte con un loquillo que dice ser de Marte es algo extraordinario, creo yo. El problema es cuando se desarrollan las cosas, y es ahí donde nos ponemos a llorar. La película en plan road movie avanza como la camioneta, en una lentitud gracias a situaciones que no son tan conflictivas y que sirven para rellenar el tiempo. Porque de pronto los personajes piensan y reflexionan sobre la vida, la naturaleza, el amor y la amistad.

Pero una cosa es lo que piensan y otra cosa son las acciones. Los personajes piensan y piensan, y reflexionan demasiado, pero no hacen nada… o muy pocas cosas. Y creo que eso se debe a una falta de imaginación en el guión y a un exceso de ambición en su profundidad. Porque la realización se acomoda muy bien con el tono del guión, con esta onda un tanto naturalista en el tipo de tratamiento de imagen. Pero creo que sí se pasan un poco de profundos, cuando apenas desarrollan a los personajes. Está bien que quieran mandar un mensaje o dar a conocer un buen discurso, pero si no se desarrollan a los personajes, si no les pones objetivos claros y fuertes, pues las cosas no funcionan. Y luego súmenle las actuaciones desiguales. Camila Sodi y Tessa Ía están bien, tampoco nada del otro mundo, y creo que porque sus personajes no son muy buenos. Pero el que sí está muy mal es Luis Gerardo Méndez que demuestra que no es un buen actor que digamos.

Pero en fin, “Camino a Marte” es una película que quizá tenga buenas intenciones, sobre todo por la premisa que intentan desarrollar. Por supuesto, es una oportunidad perdida porque a partir de la idea hicieron cualquier cosa para transformarla en una aventura más introspectiva que activa, y eso creo que no está bien. Probablemente estuviera bien si la campaña de promoción no se enfocara a vendernos esta cosa como ¿comedia romántica? cuando no lo es. Uno va a ver la película con una expectativa y nos dan otra cosa diferente, y pues así cómo. Ojo señores, hay que apreciar las películas en base a lo que venden y a lo que ofrecen. Sin duda, esta película por sí sola no es tan buena, y aparte le mienten al público.

Leave a Reply

Your email address will not be published.