“Casting JonBenét”, un ángulo alejado

Así como la ficción se puede narrar de muchas formas (con flashbacks, no cronológico, animación, mockumentary, etc.) el documental también puede ser abordado de muchas maneras, y no sólo con entrevistas como suelen hacer mucho los estudiantes universitarios… si lo sabré yo. Se puede hacer uso de muchas imágenes para contar la historia, pero estas forzosamente tienen que ser imágenes documentadas (fotografías, videos de archivo, audios, etc.) y ya es cosa del director acomodar las cosas para una narración creativa. No sé cómo los cineastas detrás de “Casting JonBenét” se les ocurrió narrar de la forma en la que lo hicieron, pero por lo menos a mí no me entusiasmó demasiado, quizá por el tema que tratan.

JonBenét Ramsey fue una niña de 6 años, reina de belleza infantil, que fue asesinada de forma violenta en 1996 en Colorado. Nunca se le hicieron cargos a nadie, siendo sospechosos sus padres, pero nunca se les comprobó nada. El documental aborda el caso de una manera muy inusual. Con el pretexto de llevar a cabo una obra de teatro que contaría la historia del caso, la producción hace un casting a varios actores amateurs, casi todos oriundos del pueblo donde murió la niña, para recoger sus impresiones. Esto da pie para muchas cosas. No es un documental que pretenda descubrir quién fue el asesino, sino saber el impacto que ese caso dejó en la gente varios años después. Por un lado es interesante, pero dado la clase de personas que acudieron al casting, el resultado en una mezcla extraña de todo tipo de personajes.

Y ese el problema en este documental que lo pueden ver en Netflix, el filtro no tan delimitado que pretenda construir una especie de postura. A lo mejor la intención era observar todo tipo de reflexiones, y hay de todo, pero no parece que hubo intención de hacer una conclusión en base a lo mostrado. Y eso es un problema porque por momentos pareciera que el documental no es lo suficientemente sensible ante el caso. Quizá soy yo, pero creo que la ética en esta película es muy endeble. Cosa rara, porque sentí el documental un tanto forzado y hasta incongruente. Sé que todo es real, las entrevistas y todo eso, pero cuál era el discurso de los cineastas, no lo sé.

Además en un poco aburrido, y eso que dura una hora y media. No todas las entrevistas son interesantes y no todas pueden hacer que tengan buen ritmo. La edición, por ende, no resulta del todo satisfactoria, poniendo luego una especie de ficción sobre el caso, haciendo todavía más extraña la narración del documental. Al final sentí que “Casting JonBenét” se aprovecha del tema para explorar el morbo, pero sin llegar a conclusiones satisfactorias. Sin duda, una película de malas sensaciones que quedará en el olvido, casi como el caso que aborda.

Leave a Reply

Your email address will not be published.