“Castlevania, season 1”, vampiros y obispos

La animación te da muchas posibilidades. Lamentablemente, la mayoría de la gente sigue pensando que la animación es un formato infantil, nada serio, que da para historias para niños y comedias. Quizá porque la acción real te permite retratar más fidedignamente la realidad, ¿Pero no es más real ser honestos? ¿Es más real una película de fantasía como la nueva versión de “La Bella y la Bestia” que la honestidad de su primera versión animada? Creo que ahí reside el detalle, pero pocas personas, incluyendo a artistas, lo han comprendido. Ahora, una cosa son los objetivos y otra cosa es el resultado. La primera temporada de “Castlevania” retrata con honestidad su historia, aunque técnicamente le faltó dar el brinco.

La serie está basada en el popular videojuego, uno que nunca he jugado por lo que no me importa qué tan fiel o no es de su fuente principal. En un pueblo de Rumania a mediados del Siglo XV, donde se vive el fanatismo religioso, el Conde Drácula se enoja porque el Obispo mandó a asesinar a su esposa por brujería, cuando en realidad no era más que una avanzada en la ciencia, amenazando con eliminarlos no sin antes sufrir, irónicamente, como Dios manda. En medio se encuentra Trevor Belmont que tratará de calmar los ánimos de todos los involucrados. La serie de 4 capítulos de 20 minutos cada uno, obviamente, cuenta las cosas de manera directa, sin apenas desviarse hacia otras subtramas. Por lo mismo, todo resulta importante y al mismo tiempo pareciera que faltaran más cosas, pues no deja de ser un tratamiento un tanto superficial de los personajes.

El héroe es el que mejor es retratado o por lo menos el más interesante. Los demás, incluido el Drácula, se mueven en lo superficial de sus arquetipos. Malos y testarudos casi todos, Trevor es el que va reflexionando en la medida en va topándose con esos personajes. Me da la sensación de que se pudo haber hecho más, pero tampoco es que hubiera tanto espacio como para hacer reflexiones mucho más profundas. Al final, es una serie que reflexiona sobre el fanatismo, sobre la corrupción, sobre el odio, sobre la venganza y sobre la muerte. Quizá en el tratamiento de los temas no innova, pero resulta interesante en vista del formato utilizado.

Ahora bien, en la parte técnica se podría decir que visualmente está muy bien. No sé. Es cierto que en cuanto a colores y texturas está muy bien. Las imágenes, hasta por más sangrientas y oscuras resulten, están realizadas con mucho talento, como pinturas artísticas. Pero en la parte de la animación, cuando las cosas y personas se mueven, es donde le veo los evidente problemas. No sé si ese era el estilo propuesto o por una falta de presupuesto, pero se siente pobre el resultado. Es como una animación de animé, pero no se siente tan afortunado como en ese estilo, como podría resultar.

De todas formas, esta primera tanda de capítulos de “Castlevania” resultan muy interesantes gracias a que se nota el compromiso por ofrecer contenido diferente. Se demuestra que la animación puede contar prácticamente cualquier cosa. En esta ocasión se ponen muy serios, pero al mismo tiempo no tan profundos como debería de ser, si bien están justos en el entretenimiento. Aunque la animación por momentos dista mucho de ser de primer nivel. Quizá era la propuesta, pero hubiera estado mejor que le hayan puesto más dinamismo en ese asunto. Quien sabe, a lo mejor con más presupuesto pueden mejorar ese aspecto para la segunda temporada.

Leave a Reply

Your email address will not be published.