“Chips: Patrulla Motorizada Recargada”, sin ingenio

Una película debería tener un propósito, aunque sea uno pequeño. Hay algunos cineastas ambiciosos que en una película quieren abarcar muchos propósitos. Hablar sobre muchos temas y de una forma determinada. Hay otros más simples y prácticos que sólo buscan entretener sin más. Pero cuando una película no tiene de dónde agarrar, uno se pregunta en qué pensaron cuando se estaba haciendo. ¿En arte? No ¿En dinero? Quizá. Pero tendrían que ser imbéciles para no darse cuenta que la película no le interesaría a nadie. Estoy hablando de “Chips: Patrulla Motorizada Recargada” (CHiPs), una película aburrida y sin chiste que no vale la pena.

Voy a tratar de irme rápido porque así como perdí tiempo al visionar esto, no quiero perder tiempo en escribir esta opinión. Entonces, la película va de dos patrulleros en moto de Los Ángeles que les toca unir fuerzas aunque no se aprecian porque hay un robo multimillonario que hay que investigar. La premisa es un pretexto para volver a contar la misma fórmula de siempre y con todos esos clichés. Es la clásica historia de pareja dispareja que se cae mal al principio, pero que con el paso de la aventura se vuelven inseparables. Lo hemos visto en muchas oportunidades en otras películas desde “El Gordo y el Flaco”. Y no es que odie esa fórmula, pero se me hace absurdo que Dax Shepard, el director, escritor y actor que interpreta a Jon Baker, elija una donde se requiere de mucho ingenio para salir mejor parados, ingenio que aquí no existe.

El guión se limita a cumplir el viaje del punto A al punto B hasta llegar al C, todo desde un punto de vista básico. No podemos pedir un desarrollo de personajes correcto porque todo está basado en arquetipos desgastados. El tipo de familia con el tipo para valiente contra un villano sin escrúpulos. El bien contra el mal. El desarrollo está relleno de situaciones que quieren parecer graciosos, pero que no lo son. Está llena de chistes muy estúpidos, sin gracia y hasta corrientes. Lo cual me hizo pensar en la serie de televisión de la cual está basada la película, y al investigar me di cuenta que poco o nada tiene que ver en el tono. Si vas a basarte en una obra anterior lo menos que le puedes cambiar es la esencia. Y aquí lo hacen, sólo les dejan los nombres y las motos. Y es cuando me pregunto ¿Dónde está el propósito?

Sin gracia, sin ingenio y todo de una calidad pobre, lo cierto es que “Chips: Patrulla Motorizada Recargada” es una pérdida de tiempo en todos los aspectos. A lo mejor no es un desastre descomunal, pero tampoco hay nada a destacar. Todo es tan mediocre que no es recomendable. Por este tipo de películas uno pierde las esperanzas en los artistas y en los espectáculos. Sin duda, una muy mala película que debe evitarse. Ya si de plano tienen cuponcitos para ir gratis al cine, pues ya es su decisión, ¿No?

Leave a Reply

Your email address will not be published.