Crítica de Series: Daredevil, season 3

By November 4, 2018 Críticas No Comments

A diferencia de lo que pasa con las producciones de cine, en la televisión Marvel no tiene tanta popularidad como uno esperaría. De hecho, el arrowverso tiene una mayor popularidad y eso que no se ayuda en ninguna manera del cine. Creo que la clave está en que aunque digan que están en el mismo universo donde viven los superhéroes populares del cine, ni de un lado ni del otro mencionan algo importante que pueda unir sus tramas. Así que, como son más independientes, la gente tiene más libertad de decidir si ve las series o no. Y la verdad es que da igual si uno las ve o no, especialmente con las de Netflix que poco a poco han perdido fuerza conforme pasa el tiempo. Eso sí, si hay una serie que merece ser vista independientemente si es parte o no del universo esa es la que ahora nos ocupa. Porque la tercera temporada de “Daredevil” regresa a la esencia que lo engrandeció en su primera temporada.

Casi, casi como si las cosas en la segunda temporada no hubieran pasado (también porque parte de esa trama terminó en la miniserie de “The Defenders”), esta tercera tanda de episodios sobre el Hombre sin Miedo regresa a continuar la trama que contrapone al héroe con Wilson Fisk. A pesar de que nosotros como público suponemos que todo está dicho, en esta nueva temporada los guionistas se las ingenian para que la amenaza de Fisk regrese con todo su esplendor. Es interesante cómo utilizan su posición, la continua amenaza de corrupción y el desequilibrio mental de cierto personaje para generar un conflicto de lo más interesante y fuerte para el protagonista.

Sin duda, es obvio que la interpretación de Vincent D’Onofrio como Fisk hace que su personaje adquiera relevancia en cualquier momento que lo representa en pantalla. Mucho tiene que ver los guionistas, pero es su interpretación quien mueve la esencia de su amenaza; con ese toque victimario que no hace más que ser más irónico en su agresividad y peligrosidad. Luego está Matt Murdock, interpretado por Charlie Cox, quien jamás lo vemos descentralizado de su objetivo motivacional, siendo este la mejor versión de Daredevil visto hasta ahora (y eso que jamás se pone su traje rojo característico).

En definitiva, la tercera temporada de Daredevil recupera la esencia de su primera temporada lo cual merece sus merecidos elogios. Siendo la sactuaciones de los protagonistas lo mejor que podemos encontrar. Es evidente que otros personajes como Bullseye, Foggy y Page brillan cuando aparecen, pero nunca lo hacen por fuerz propia, sino de forma conjunta, lo cual es mucho mejor. A lo mejor no hay nada nuevo o algo que no hayamos visto antes; tampoco hay mucha relación, incluso, con las otras series de Netflix, pero por sí sola esta tercera temporada de Daredevil mucho la pena.

Más del Especial Marvel en Watsamara:

Cine

TV

Leave a Reply

Your email address will not be published.