“Cuando conocí al Chapo: La Historia de Kate del Castillo”, desmarcando los problemas

By October 21, 2017 Críticas No Comments

Hay una frase o ley no escrita que dice más o menos así: Si juegas con fuego, te vas a quemar. El involucrarte en peligros no necesariamente conlleva a algo malo, porque finalmente son riesgos, pero entre más metido ante el peligro esté uno, más probabilidades de ser dañado. El principio del viaje que hizo Kate del Castillo con ese tweet en el que decía que le creía más al Chapo que al presidente le ha traído muchos problemas, pero todo gracias a una serie de decisiones que han resultado en una bola de nieve inmensa. Al final no deja de ser morbo, pero interesante conocer su punto de vista. Ella lo hace en “Cuando conocí al Chapo: La Historia de Kate del Castillo” una serie donde cuenta, como diría Niurka, su veldá sobre su relación con El Chapo dejando una sensación extraña sobre ella como personaje.

La serie narra las aventuras de Kate del Castillo, desde su punto de vista, a partir del lanzamiento de un tweet quejándose del gobierno de Peña Nieto. Según ella, porque todo es según ella y de sus amigos, el Chapo leyó eso y de alguna forma le gustó la postura, invitándola a participar en una película biográfica autorizada por él que quería contar. Obviamente, con el narco no se juega, y Kate va narrando la sarta de decisiones equivocadas que fue tomando hasta el final que todos conocemos. Es una serie documental que sólo toma la postura de ella, hacia el final te dicen que buscaron entrevistas de otras partes, pero en general toda la postura está ladeada hacia lo que ella dice. Al final es una historia y como tal es presentada de forma correcta, pues sin ser creativa o muy original, mantiene en suspenso, lo cual le da un plus.

Sin embargo, al sólo tomar una postura, la serie no es capaz de hacer las reflexiones necesarias sobre un personaje que es un ser humano. Lo que Kate del Castillo señala es que sí, que como ser humana se pudo haber equivocado, se pudo haber arrepentido, pero no es capaz de ser congruente con su tesis. Ella defiende que es una víctima, sobre todo del gobierno y en parte al ser traicionada por Sean Penn, pero creo que no reflexiona coherentemente por su involucramiento. Sí, a lo mejor el gobierno se sintió humillado y por eso la trae contra ella, pero eso no es pretexto para salir airosa de un juicio público que la vio involucrarse con un peligroso criminal.

Al final, la serie se convierte en un vehículo de justificación para Kate del Castillo. Podrás estar de acuerdo en ella o no, probablemente no importe mucho. Pero sí he notado el hecho de que al ladearse mucho para un lado, a pesar de que las justificaciones sean muy forzadas, el documental termina por acceder a una falla argumental. El documental no logra ser coherente con lo que cuenta y con la reflexión. Probablemente es muy problema de Kate del Castillo, pero eso al final hace chafear a la obra narrativa. Además, tampoco es que sea una joya vanguardista. Apela al morbo y con algo de suspenso se mantiene, pero no resulta ser redonda, algo que sí pudo haber sido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.