“Designated Survivor, season 1”, más terrorismo y conspiraciones

Yo me acuerdo que hace como 10 años empezaba a ver las temporadas de “24 con Kiefer Sutherland como Jack Bauer y me parecían geniales. Eran muy entretenidas y todo el tiempo te mantenían en tensión. A veces se desataba en las nuevas temporadas con villanos y conspiraciones más complejas, pero al final todo se arreglaba porque nunca le atinaban el disparo en la cabeza de Jack (por eso siempre ganaba). Ya que el ciclo de Jack Bauer parece haberse terminado, Sutherland encabeza otra serie que no deja de recordarnos ese tipo de historia que nos tiene acostumbrados. “Designated Survivor” es una serie entretenida, pero quizá muy ligera para las cosas que nos cuenta.

La serie va de Tom Kirkman, un Secretario menor del Gobierno Ejecutivo que es nombrado como Designated Survivor o el tipo que tiene que estar resguardado para ser presidente por si algo, muy cañón, pasa…y pues sí, pasa y se convierte en presidente. Obviamente tiene que empezar en medio del caos de un atentado al Capitolio, con su inexperiencia, y con la investigación del FBI. Evidentemente, recuerda mucho a “24” por el tipo de conflicto, un atentado terrorista que quiere acabar con el país. Pero al mismo tiempo, me he dado cuenta que ese tipo de tono ha envejecido un poco en todos estos años desde que inició la serie.

Uno ve series como “House of Cards”, “The Americans” o “Homeland” y nota que cada vez más se ponen más serias, llevan a la pantalla tramas más complejas e interesantes, quizá muy apegadas a la realidad. En su momento, “24” lo tenía, pero ahora con “Designated Survivor” ese mismo tono creo que ya no funciona tanto. Obviamente no es una calca, pero sí tiene cosas prestadas de la antigua serie de Sutherland. Como ese ritmo un tanto frenético para solucionar las cosas y algunas escenas de acción. También nos damos cuenta en la resolución de algunas situaciones y en el giro de otros acontecimientos. A veces están muy jalados de los pelos cayendo en situaciones incongruentes argumentalmente. Por ejemplo, si van a explotar un coche bomba en el FBI, porqué dejar las llaves puestas para que rápidamente puedan llevarse el vehículo y salvar el día. Ese tipo de cosas, que funcionan para avanzar la trama, no hace más que evidenciar la falta de ideas en un plano realista.

Y con esta serie me doy cuenta que Kiefer Sutherland no es muy buen actor. Con Jack Bauer uno decía qué fregón con este tipo, una persona que está dispuesto a hacer todo con tal de salvar al país. Ahora como presidente (lo cual gustaría haber visto a un Jack Bauer como presidente y no como un eterno fugitivo) ya no está tan metido en la acción, pero su actuación es la misma en el sentido de los gestos, de la voz y de su tono. Chéquenlo, siempre cuando hay un problema, el tipo ve hacia abajo moviendo los ojos como si algo le molestara y no supiera qué decir. Igual que en “24”.

Pero bueno, “Designated Survivor” es una serie muy entretenida a pesar de que está muy ligera y un tanto alejada de la realidad. Y a pesar también de algunas lagunas de guión que, o una de dos, o los villanos son unos estúpidos, o los guionistas lo son aún más. Fuera de eso y de la actuación de Kiefer Sutherland, la serie es muy llevadera e interesante. Lo es sobre todo en los últimos capítulos, cuando hay un claro discurso contra el presidente Trump, quizá muy discreto, pero que es evidente que por ahí iba la cosa. Véanla, está buena.

Leave a Reply

Your email address will not be published.