“Disjointed, season 1”, pobreza mental

By August 26, 2017 Críticas No Comments

Cuando se trata de una sitcom o también llamada serie de comedia, el tratamiento de la trama y sus personajes suele ser diferente a los de drama. En drama hay una progresión de cambios interiores en el personaje principal. No será el mismo cuando empezó que cuando termina. Finalmente ese es el chiste. En una serie de comedia, aunque para que haya frescura tienen que dotarle al personaje principal de tramas diferentes que le sirvan como reto y poder reflexionar sobre la vida, suelen tratar al personaje sin cambios. Si el personaje es flojo, a ver cómo funciona en un trabajo donde todo se puede hacer menos echar la flojera, por decir algo. En una serie de comedia la gracia está en las situaciones, por eso es sitcom (comedia de situación) y me temo que la nueva serie de Netflix contrató a unos creativos no tan graciosos. Pues “Disjointed” carece de gracia, volviéndose una serie aburrida y apática.

La serie va de una mujer madura que desde su juventud ha sido hippie y que con la legalización de la marihuana en California tiene ahora una tienda de esa hierba que para ella se trata de un lugar de sanación. Se supone que el chiste de la serie es introducir a ese personaje bonachón, lleno de amor y paz y libre pensamiento en situaciones donde choque con la juventud y en un lugar que resulta ser todo lo que ella dice despreciar, como la industria, el capitalismo y esas cosas. Pero lo que encontramos es una serie que carece de gracia y que sitúa al personaje principal en situaciones convencionales y predecibles. Lo peor es que desaprovechan a una actriz como Kathy Bates, haciéndola que diga tarugada y media para ver si su simple presencia hace funcionar a lo demás. Y no.

Su personaje está construido a través de estereotipos hippies, que si bien no tienen porqué no funcionar, aquí no lo hacen porque no saben cómo conectar adecuadamente su personalidad con lo que vive en el día-día en su tienda. Es una hippie jefa en una empresa, entonces todo los chistes tienen que ver con lo irónico de su discurso. Pero se nota que todo está forzado, y cuando se nota no hay gracia, y más se nota cuando se vuelcan por completo en la introducción de risas del público. Por ejemplo, Kathie Bates tiene un hijo joven que acaba de egresar de la universidad y él tiene la idea de hacer franquicia la tienda, pero Kathie Bates le dice que no y que dé gracias de que le hizo caso con el video de Youtube, y en eso risas grabadas del público. Cuando hay un forzamiento en ese aspecto, hasta molestia hay.

Obviamente, el hecho de que en ningún momento dé risa, en serio, en ningún momento, dice muchas cosas de la serie. La principal es que está mal escrita, con personajes mal construidos y con tramas predecibles, convencionales y nada graciosas. Todos están en un plan de queremos caerte bien, pero en el fondo no tienen idea de cómo conseguirlo, y por eso traen esta actitud de somos súper cool. Me recordaron mucho a las series que hace ahora Televisa, en la que creen que están haciendo algo novedoso y de gran calidad sólo porque tienen buena actitud y lo proyectan siempre sonriendo, pero realmente no porque se nota su incapacidad de ver la realidad. Bueno, así está esta serie creada por Chuck Lorre, el mismo creador de “Two and a Half Men” y “The Big Bang Theory”.

Así que al final, “Disjointed” resulta en una sitcom verdaderamente mala porque está mal escrita, mal construida y mal narrada. En todo momento fuerzan la narrativa, pero nunca logran su cometido, haciendo que luzcan todavía peor. Me decepciona porque está protagonizada por una gran actriz que no merece estar en una producción como esta. Sin duda estamos probablemente ante la decepción televisiva del año y probablemente la peor nueva serie de comedia que ha habido proveniente de Netflix / Hollywood. No vale absolutamente la pena y es totalmente una pérdida de tiempo. Lástima.

Leave a Reply

Your email address will not be published.