“El Gabinete del Dr. Caligari”, un clásico de horror.

By October 31, 2015 Críticas No Comments

Dr-Caligari

Un clásico que definitivamente se debe ver en esta época: la primer película considerada dentro del género de terror.

Un clásico que definitivamente se debe ver en esta época: la primer película considerada dentro del género de terror.

Realizada en una época donde la tendencia con las cámaras era reflejar realidades, Robert Wiene hace exactamente lo opuesto llenándonos de lugares bastante fuera de lo común, convirtiendo el ambiente en un espacio realmente adecuado para generar una película de terror, ya que la mente no será capaz de esperar algo en específico, pues se encuentra en cualquier lugar menos algo conocido o real.

En mi escrito anterior, mencioné que a fin de cuentas un director, o en este caso un escritor; es la suma de experiencias que vive y que por lógica habrá de querer transmitirlas en un guión o en una película.

Es el caso de Hans Janowitz, escritor de “El Gabinete del Dr. Caligari”; quien platica que su inspiración vino de un día que fue a la feria y vio a un hombre misterioso que se asomaba desde las sombras. Al día siguiente se entera de una chica que fue brutalmente asesinada, y al asistir a su funeral, ve al mismo hombre escondido observando la escena. Claramente Hans no tuvo pruebas para comprobar que aquel hombre era el asesino, pero es un claro ejemplo (quizás algo bizarro) de cómo el día a día es una constante inspiración para que llevemos algo a una película, un guión o incluso una clase.

Así pues, nuestra película del día de hoy se sitúa en la ciudad alemana de Holstenwall, durante una feria municipal, y es aquí donde el Dr. Caligari (Werner Krauss) se encuentra solicitando un permiso para poder montar su espectáculo: Cesare, un sonámbulo que lleva durmiendo desde que nació: 23 años.

Al concedérsele el permiso, es durante la primer función que da, que conocemos a nuestros personajes principales: Francis (Frederich Feher) y Alan (Hans Heinz von Twardowski). A pesar de que Francis no quería entrar, Alan le convence para que lo hagan, al escuchar la premisa de que Cesare (Conrad Veidt) responderá cualquier clase de pregunta que tenga el público; Alan se abalanza sobre Cesare y le pregunta que hasta cuándo vivirá, a lo que Cesare lo petrifica respondiéndole: hasta el amanecer.

Al día siguiente, Alan es encontrado en su apartamento, aparentemente fue asesinado y no se tiene la menor pista de cómo pasó. Así empiezan a ocurrir una serie de asesinatos por toda la ciudad y Cesare se vuelve el principal sospechoso.

Francis, junto con la policía, decide montar una guardia toda la noche fuera de la casa del Dr. Caligari, y es en ese mismo tiempo que su novia Jane (Lil Dagover) es secuestrada por el mismísimo Cesare ¿cómo podría ser esto posible si han visto dormir a Cesare por toda la noche?

Al irrumpir en el departamento del Dr. Caligari se dan cuenta que Cesare en realidad no está, que lo que se tenía era más bien un muñeco que les había engañado. Caligari escapa de su casa y es perseguido hasta el punto que entra en un manicomnio, del cual es nada más y nada menos que el director.

No les contaré el final de esta gran película pues creo sería un grave spoiler, y en verdad sería una pena que no se animaran a verla; pero lo que sí les puedo decir es que es interesante ver una película que no hace uso de recursos extravagantemente caros, sino que se limita a ser lo que debiera ser la promesa de cualquier película de terror: causarlo.

Un dato curioso de esta película es que todos los sets fueron creados con papel, y las sombras que se usan fueron pintadas en las paredes; lo cual la hace un gran reto ya que a pesar de que pudiese ser considerado un “ambiente controlado” me temo tiene una gran ciencia posicionar sombras en una pintura andante de hora y media.

Es un estilo bastante interesante el que utilizan entre Robert Wiene, Hermann Warm, Walter Reimann y Walter Roehrig; pues logran jugar con la mente en espacios que a simple vista pudiesen no tener una lógica pues son bastante surreales, pero que a su vez se sabe son ideales para encajar en la historia que se está contando.

No es de extrañarse que este estilo haya sido influencia para directores actuales, como lo es el caso de Tim Burton, al menos en lo personal, me parece un ejercicio interesante ver esta película y pensar en las creaciones que ha hecho Burton, ya que no están tan distantes de la narrativa y estilo visual que maneja Wiene; les invito a que la vean y piensen en esto también, es un claro ejemplo de cómo uno puede crear inspirándose en gente a quien admire.

Tomando un poco las cuestiones técnicas, creo que el hacer películas mudas fue realmente todo un reto, y no se diga saltarse esta gran oportunidad que nos daban en los años 20 de poder reflejar y contar una realidad.

Sin duda Weine logra hacer un gran uso de 2 recursos para enfatizar su narrativa: textos superpuestos y iris shots. En el primer caso considero los supo usar de manera justa y adecuada pues logran puntualizar momentos que, acompañados por la música, dan esa sensación de terror que se buscaba. En el caso del segundo recurso, me parece algo muy astuto para la época, pues al emplear círculos negros para los inicios y fines de escenas, logra crear esta apariencia de parpadeos que hacen sentir a la audiencia más que un espectador, alguna especie de testigo en esta historia de asesinatos que sin duda tiene una posición privilegiada durante el relato.

Finalmente, una cuestión que creo muy interesante es que al ser una película en blanco y negro, no se encuentra en tonos puramente blancos y negros, sino que se le tintó para que tuviese sombras entre rojas y azules durante toda la película, haciéndola tener este encanto de ser una película aún más vieja de cuando se estaba contando; entendamos vieja desde el punto espeluznante que el director nos quería dar a entender en el contexto de un cuento oscuro.

Les invito a ver esta película, sin duda un clásico que no se deben perder, y un muy buen ejemplo de lo que el cine debiera jugarse con sus creaciones: el lograr mover la imaginación del espectador.

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.