“El Hilo Fantasma”, el hilo negro del romance

By February 23, 2018 Críticas No Comments

Muchas ganas de ver esta película de Paul Thomas Anderson. Más que por él, que si bien es un excelente realizador, su modo y sus tramas no son para todos los públicos, es por ver un personaje más interpretado por Daniel Day-Lewis. A lo mejor es debatible si él es el mejor actor de todos los tiempos o no, yo creo que no, pero trabaja tan poco que cualquier cosa que haga siempre será llamativo. Si lo viéramos cada dos películas al año uno hasta se cansaría de sus películas, me imagino. Pero también tenía miedo de esta película por su propuesta, pues me vendían una película contenida, tranquilita, lenta y aburrida. Afortunadamente no es así, y si bien tampoco es un espectáculo de entretenimiento, “El Hilo Fantasma” (Phantom Thread) es apasionante por sus personajes y su glamorosa puesta en escena.

La película va de Reynolds Woodcock, un diseñador de modas en los años 50 que tiene de clientes a importantes integrantes de la aristocracia británica, pero con una personalidad metódica que le dificulta relacionarse como una persona normal; cuando conoce a Alma, una chica que es cautivada por Reynolds y que, a diferencia de otras mujeres antes que ella, no se desprenderá tan fácilmente de su vida. Paul Thomas Anderson hace un guión que más allá de contar una historia típica, como cuando el personaje principal tiene que hacer un viaje o una misión, desarrolla minuciosamente a los personajes, con sus deseos y objetivos, con sus mañas y obsesiones, de una forma que es explotada perfectamente por un actor como Daniel Day-Lewis. Ese tipo sólo interpreta personajes con carne, y esta vez no es la excepción.

Pero también los demás personajes tienen sus momentos, si no la película no sería tan equilibrada como lo que es. El personaje de Alma se convierte en un reto para Reynolds, y tras explorar su mundo, es perfectamente entendible su obsesión por ella y por su relación. A pesar de que el final pueda parecer raro o ajeno a lo que nosotros haríamos (bueno, por lo menos yo no), es totalmente comprensible, pues los personajes no necesariamente deben tomar decisiones comunes gracias a que Paul Thomas Anderson los desarrolló tan bien que sus finales son honestas y congruentes. Creo que esos giros finales hacen en nosotros una comprensión de lo que estamos viendo, y una conclusión satisfactoria e inesperada de la tesis del personaje.

Y bueno, quizá sobra destacar la belleza y el buen gusto en el campo audiovisual. Obviamente no contienen efectos y escenas apantallantes, pues no es el tono, pero ni falta para quedar deslumbrados por lo que vemos. Claro, si están hablando de moda y de un diseñador que se supone tiene buen gusto, visualmente también tenía que ser de esa forma para estar acorde y en el mismo canal. Así que de entrada el vestuario de todo mundo es excelente, y el diseño de producción en sí también demuestra un enorme buen gusto, refinado y glamoroso. La fotografía aprovecha todo eso para obtener imágenes bellas y la música envuelve todo eso en un elegante envoltorio. A diferencia de otras películas que apuestan mucho por el guión y les viene valiendo queso la parte audiovisual, Paul Thomas Anderson aprovecha la ambientación de su trama para que su película también sea disfrutable en ese sentido.

Así que sin más, “El Hilo Fantasma” es una excelente película que desarrolla a sus personajes de gran forma. Es una película sobre ellos, sobre cómo son y no tanto de lo que hacen. El cómo chocan y cómo sus escenarios discretamente influyen hacen que sea una película apasionante. Mucho tiene que ver las actuaciones, y en especial la de Daniel Day-Lewis que hace un gran trabajo. Pero también los personajes femeninos tienen ahí su importancia, pues dan pie a que las cosas sean apasionantes. Todo eso adornado por un look elegante, de buen gusto, aprovechado gracias a la idiosincracia de la trama. Es sin duda, una excelente película que no hay que dejar pasar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.