Especial James Bond: “007: El Hombre del Revólver de Oro”

007 el hombre con el revólver de oro 1

Con la entrada a la franquicia de Roger Moore, la saga de James Bond sufrió un ligero cambio de tono. De ser una sexy aventura de espías, pasó a ser una comedia de aventuras en una línea más familiar. Conforme pasaron las películas, ese tono se acentuaba cada vez más. Por lo que, creo, este bonche de cintas setenteras y ochenteras se deben de enfocar más en los detalles que en lo general. Así, “007: El Hombre del Revólver de Oro” (The Man with the Golden Gun, 1974) contiene varios de los mejores momentos de Roger Moore en la saga, pero algunos de los más exagerados también.

Uno de los aspectos que más llaman la atención (y no nada más en esta franquicia sino en el cine en general) es la aparición de un villano a la altura del héroe. Un personaje con el mismo poder, lógicamente opuesto a la bondad y al bien del mundo. Son varias de las películas de James Bond que mantienen a alguien así, siendo esta donde se encuentra el mejor villano que se pudo enfrentar Roger Moore. El recién fallecido Christopher Lee interpreta a Scaramanga, un villano idóneo para la época; porque sin ser retorcido ni un loco desquiciado, con elegancia logra ser imponente en cada escena que aparece.

007 el hombre con el revólver de oro 2

El argumento no es necesariamente nada original. En realidad poco importaba en ese entonces darle profundidad a la historia. Siendo entonces una mera y auténtica aventura solitaria donde James Bond tenía que derrotar al villano en frente. Sin embargo, el guión contiene ciertas secuencias que, aunque un poco exageradas, por lo menos entretienen la mayor parte del tiempo. Y eso ya es ganancia, pues en realidad ningún mensaje o provecho intelectual se saca de esta entrega.

Lo único realmente malo, o por lo menos decepcionante, es el tono muy ligero con el que está impregnada toda la película. No es que esté en contra de la comedia o de situaciones hilarantes, pero el problema es que en esta película se torna incómodo. No es por nada, pero el pequeño personaje no da nada de risa con sus ocurrencias, al contrario, da un poco de miedo. Si esa fuera la intención no me estaría quejando, pero es claro que era un elemento para divertir al público que no se cumplió. Además de otras situaciones inverosímiles como el auto volador o el regreso del Sheriff, la película no tiene mucho que ofrecer.

De todas formas, “007: El Hombre del Revólver de Oro” es una de las películas más entretenidas protagonizadas por Roger Moore. Lástima también por la canción, una de las peores, indigna de seguir los pasos de una de las mejores: el “Live and Let Die” de Paul McCartney. Contiene a uno de los mejores villanos de la saga, pero patina un poco por las varias veces en las que pasa esa línea de lo incoherente con un tono cómico impreciso.

estrella regular

Más del Especial James Bond en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.