Especial James Bond: “007: Otro Día para Morir”

007 otro día para morir 1

Con tres películas protagonizadas por Pierce Brosnan, podemos situar su legado como discreto. Si bien en cuanto a espectáculo nunca dejó de ser entretenido, siempre le faltó algo más en el fondo que le significara algo. En su última aventura, los guionistas pudieron contemplar otras opciones, pero siguieron por el mismo camino donde la ligereza de acomodaba en cualquier lado. En un tiempo donde los efectos digitales asombraban cada vez más, “007: Otro Día para Morir” (Die Another Day, 2002) exagera ligeramente con la espectacularidad de la aventura, siendo una despedida discreta para el Bond de Pierce Brosnan.

La premisa vuelve a estar sumergida en una simpleza que, aunque nunca fue tomada como infantil o estúpida, tampoco significó ser tomada en cuenta como algo reflexivo o que tuviera una profundidad temática. La importancia era la aventura y su espectáculo. Esta cuarta película protagonizada por Brosnan es más espectacular todavía que las anteriores, con muchas explosiones por aquí y por allá, en donde las escenas de acción se pasaban de la realidad, aunque por el tono no lograban ser inverosímiles.

Ya veremos en las próximas tres entradas de este especial dedicada a la figura de la Saga de James Bond como la fórmula cambia, por lo que esta película significa la última de James Bond con la clara fórmula superficial que desde Roger Moore habían estado manteniendo. Esa donde se presenta una amenaza para gobernar, conquistar o destruir el mundo a través de una organización que no le importa ser presa de la opinión pública, siendo derrotada rápidamente por un sujeto que nunca se despeina. Creo que al ser una película rayando en la incoherencia (además de todo lo que se venía gestando en cuanto a blockbuster hace casi 15 años) hizo que se detuvieran apensar en otras posibilidades para James Bond. Pero de eso vamos a detenernos más en la siguiente entrega.

007 otro día para morir 2

Sin embargo, dentro de lo que cabe, la película es muy entretenida. Tiene su chistín. El elenco está muy bien, aunque nunca extraordinario. Las escenas de acción inspiradas, aunque muy exageradas. Y el argumento con un conflicto fuerte, aunque con un desarrollo más ligero. Estamos ante una película que como algunas otras dentro de la saga le han puesto muchas ganas. No se ve débil o pasalona. Se nota que hay un intento por refrescar la saga, aunque con resultados muy discretos.

“007: Otro Día para Morir” es una película acorde a lo realizado por Pierce Brosnan en todo el tiempo que estuvo al frente de la saga. Probablemente fue una etapa donde no era tan relevante el papel del director (los nombres que pasaron por ahí son más de artesanos que de artistas). Mucha acción y mucho espectáculo, hicieron que la atención del público nunca decayera. Pero la historia tampoco era nada del otro mundo, siendo apenas unas aventuras pasajeras y discretas. Se necesitaba un gran cambio que revalorizara a la franquicia, pero de eso hasta la próxima semana.

estrella regular

Más del Especial James Bond en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.