Especial James Bond: “007: Quantum”

007 quantum 1

Con el buen sabor de boca que dejó la primera película protagonizada por Daniel Craig, las expectativas con su segunda película eran muy altas. Además, venía un director con cierto renombre y los guionistas eran los mismos, siendo la estrella de ellos Paul Haggis. Pero precisamente en ese equipo de escritores hubo ciertos problemas, pues la Huelga de Guionistas que azotó a finales de 2007 hizo mella en la base dramática de la película. Pero como los tiempos de entrega es algo sagrado, “007: Quantum” (Quantum of Solace, 2008) se realizó sin una revisión más oportuna del guión, resultando en una película inestable en casi todos los sentidos.

No podría decir que es una película desastrosa, porque no lo es. De hecho, hay algunas secuencias que me llaman mucho la atención por su fuerza y energía. Marc Forster, el director, creo que hizo todo lo que pudo con un guión poco trabajado. Las escenas de acción tienen mucha fuerza visual, por lo que son entretenidas, pero no tienen nada de fuerza dramática. Es decir, las escenas de acción están de relleno y no aportan nada a la historia. Pero afortunadamente Forster le echó coco visual y por eso no resulta un desastre. Una de mis escenas favoritas es en el espectáculo de ópera, una escena confusa, pero muy atractiva narrativamente. Es algo raro, lo sé.

007 quantum 2

Igual, los diálogos están raros. Se decía que el mismo Daniel Craig se escribió varios de ellos. Se nota una inconsistencia, como si de escena a otra parecieran de películas diferentes. Al final se sabe que existe todo un complot para dar un Golpe de Estado en Bolivia y así controlar las reservas de agua del país sudamericano, pero el desarrollo se torna rasposo y poco profundo. En realidad no sabemos bien las motivaciones de este Bond, si es vengar la muerte de Vesper o acabar con el complor de la organización Quantum. El mal desarrollo del guión desequilibra el resultado.

En resumen, “007:Quantum” es una película que tuvo el inconveniente de no ser revisada dramáticamente. El negocio es el negocio, y tenía que salir. Desafortunadamente el resultado es una película confusa en su argumento, con unos personajes mal desarrollados, quizá con buenos puntos de partida, pero mal enfocados. Muchas escenas que no aportan nada, como algunas escenas de acción. Afortunadamente, el buen hacer de Forster evita que esto sea un desastre enorme.

estrella regular

Más del Especial James Bond en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.