Especial James Bond: “El Satánico Dr. No”

el satánico dr no 1

Uno de las películas más esperadas de este año (que no es la más) es sin duda “007: Spectre” (Spectre), la película número 24 de la saga cinematográfica de James Bond y que estará de nuevo dirigida por Sam Mendes después de haberlo hecho en 2012 con “007: Operación Skyfall” (Skyfall). Desde que comencé la página de Watsamara (que por cierto esta semana cumplimos un año de comenzarla) he querido realizar el especial enfocado en ese personaje emblemático a lo largo de más de 50 años en el cine. Si mis cálculos son correctos, para el final de este especial con una entrada cada semana la nueva película protagonizada por Daniel Craig estará arribando a los cines. Así que qué mejor que empezar hablando de la película que lo inició todo.

Por allá de principios de los años 60, la película enfocada en espías apenas estaba retratada. El problema no era tanto el interés, sino la complejidad de llevar esas historias a terrenos donde se busca el entretenimiento del espectador. Pues además, en plena Guerra Fría, las películas de espías tenían que andar con cuidado si querían permanecer neutros entre las superpotencias, sobre todo en el cine británico. Sin embargo, Albert R. Broccoli junto a Harry Saltzman dieron con una serie de novelas sobre un espía británico que bien se podía moldear al cine de entretenimiento que se hacía en aquellos años. Rápidamente comenzó la producción de la primera entrega de la saga de James Bond, siendo “El satánico Dr. No” (Dr. No, 1962) una entrañable película de aventuras, con momentos icónicos por todos lados.

el satánico dr no 2

La película en sí tiene todos los elementos del cine de aventuras. Pero en vez del estilo Bilbo, sobre un viaje inesperado, en realidad la aventura forma parte del ser del personaje. James Bond no es un espía como realmente son, no se esconde en ningún disfraz ni se preocupa si lo descubren. Se preocupa por su imagen y, ante todo, permanece recto en sus motivaciones. Eso ayuda al personaje en su introducción con el público, ya que su encantadora personalidad rápidamente es comprada por el público. Y por supuesto, ese carisma no es otra obra más que de Sean Connery.

La película está llena de momentos clásicos que, como legado, sirven para establecer un estilo por el que andarán el resto de las películas futuras. Son elementos que nunca envejecen o que se reinventan con el paso del tiempo. En todo caso, el estilo de James Bond ha funcionado en tantas películas, haciendo que este “El Satánico Dr. No” crezca cada vez más.

Enfocándonos a la obra en sí, algo que sigue funcionando es la capacidad para ser un buen entretenimiento. Si acaso peca de lentitud a la hora de irse a investigar en Jamaica, con escenas un poco ridículas o que no mantienen cierta tensión propia del género. Pero hacia el final de la película, sobre todo cuando sale el personaje que le da nombre a esta entrega, la cosa cambia para bien, siendo además un disfrute que todavía sorprende a pesar del paso del tiempo. Si tenemos en cuenta que la película se hizo con un presupuesto muy bajo, la narración de la misma en la parte final resulta llamativa.

Sin duda, “El Satánico Dr. No” es una película que con el paso de los años y de nuevas entregas crece en el legado. Es una auténtica película de aventuras que con el paso del metraje se vuelve más apasionante. Los actores, en especial Sean Connery, están perfectamente alineados al tono divertido y de suspenso perfectamente mezclado. A pesar de que se puede ver vieja, especialmente en la parte visual, la película sorprende por su narrativa y su ritmo que crece como espuma.

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.