Especial Marvel: “Capitán América y El Soldado del Invierno”

capitán américa y el soldado de invierno 1

El principio de la fase 2 del Universo Cinematográfico de Marvel no inició con el pie derecho. En términos económicos no hay duda que esto es un exitazo, pero quitando eso, tanto “Iron Man 3” (Shane Black, 2013) como “Thor: Un Mundo Oscuro” (The: The Dark World, Alan Taylor, 2013) no supieron aprovechar los elementos que “Los Vengadores” (The Avengers, Joss Whedon, 2012) había dejado a su disposición. Creo que al ver la tercera parte de las aventuras protagonizadas por Robert Downey Jr. los responsables de Marvel se dieron cuenta del erróneo camino, formulando para la siguiente película del Capi una estructura más interconectada con su Universo. De esta forma, “Capitán América y el Soldado del Invierno” (Captain America: The Winter Soldier, 2014) es la secuela que más avanza y que mejor utiliza lo dejado por el exitoso crossover.

Como dije anteriormente, una de las claves para que esta película supere por mucho a las secuelas que se venían dando dentro de Marvel es la integración de elementos previos y que aquí los maximiza. La fórmula  ya gastada de secuela es igual a una aventura más grande donde hay un nuevo villano que hay que vencer se deja a un lado. En su lugar, vemos al Capitán en un nuevo lugar (de Europa de los años 40 a Washington DC de la actualidad) y en una diferente dinámica; sucede que hay un híbrido de géneros.

El cine de superhéroes se puede integrar a cualquier género. Thor está dentro del género de fantasía, Superman es ciencia ficción, el Batman de Christopher Nolan es un thriller y el Daredevil de Netflix es una de gánsters. En una nueva dinámica se sitúa “Capitán América y el Soldado de Invierno” y el resultado es un thriller político, a lo “Todos los Hombres del Presidente” (All the President’s Men, Alan J. Pakula, 1976), llena de complots a un nivel gubernamental (no por nada aparece Robert Redford), con todo lo que implica el género de superhéroes: acción y aventura. Ese cambio de dinámica resulta refrescante.

capitán américa y el soldado de invierno 2

Por lo mismo, el guión resulta interesante por ese tono que mantiene la película. El nivel de tensión era el adecuado. Un nivel que mantiene todo el tiempo al público atento. Quizá sea la producción de Marvel en cine con mayor suspenso (porque en televisión nadie le gana a “Daredevil” de Netflix) y complejidad de la trama. Incluso resulta por momentos desconcertantes ciertas situaciones, no porque sea difícil de entender, sino porque son demasiadas para cierto periodo de tiempo. Aunque todo está en su punto y la cantidad de subtramas son las adecuadas.

Quizá lo malo, que tampoco es tanto, es el alargamiento del clímax. Ese aspecto hace un poco cansada la película hacia el final. Aunado a algunas cosas sacadas de la manga, como la supermascarilla de la Viuda Negra. Asimismo, aunque son importantes ciertos personajes como Falcon o el mismo Nick Fury, la misma complejidad de la película pareciera que no los eleva. Incluso, el mismo Soldado de Invierno pareciera que queda en un segundo plano, cuando en realidad no lo está.

De todas formas, lo principal de “Capitán América y el Soldado de Invierno” es el enderezamiento de la estructura de las secuelas, y de la fase 2 en general. Con la trama de esta película se avanza más dentro del Universo y se interconectan muchas cosas, incluyendo el elevado nivel de calidad de “Agents of S.H.I.E.L.D”). No es una película similar a otras y aprovecha muchos elementos que están a su disposición. Su buen uso le da otra dinámica que refresca al género y, por consecuente, al mismo Universo de Marvel.

estrella buena

Más del Especial Marvel en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.