Especial Marvel: “Thor”

thor 1

Después de haber reactivado la parte económica con “Iron Man 2” (Jon Favreau, 2010), y sin posibilidad inmediata de hacer otra de Hulk, tocaba turno de expandir el universo hacia nuevos horizontes (específicamente nuevos mundos) con el personaje basado en el dios nórdico. Este acercamiento tenía que seguir los pasos que la mayoría de las películas de superhéroes hacen para contar los orígenes, aunque en este caso había ciertas ventajas. Una historia como la que se cuenta en esta película contaba con ciertos elementos que, integrados por una buena visión, en conjunto podían tener un mayor alcance, tanto en la forma como en el fondo. Sin embargo, “Thor” (2011) carece de personalidad a la hora de narrar las aventuras del príncipe desterrado de su mundo.

Si nos ponemos a investigar tantito, el perfil de Thor como personaje de Marvel adquiere muchas connotaciones interesantes. Sin dejar a un lado su leyenda de la vida real, la ficción lo acomoda como alguien más humano. La película está planteada de esa forma, así que vemos a un Thor con problemas familiares que, bajo un contexto fuera de lo terrenal, se vuelven extraordinarios por donde se le mire.

Asimismo, el mundo de Thor, así como el de las demás criaturas, es rico para abordar muchas situaciones. No son simples decorativos ni paisajes bonitos, todo ese ambiente son factores para agrandar el interés por Thor. A eso le agregamos personajes por demás interesantes como Loki o el Doctor Erik Selvig, por lo que la película tiene las suficientes herramientas para contar una gran aventura.

thor 2

Lamentablemente, la decisión de poner al “todopuestos” Kenneth Branagh resultó equivocada. Obviamente uno piensa que por su experiencia con historias sobre la realeza o personajes atados al poder monárquico (que en realidad es casi todo lo que tenga que ver con las adaptaciones de Shakespeare) era la mejor opción, ya que el conflicto principal de la película era puramente de la familia real. Ese toque shakespearano con el que Branagh a estado muy identificado podía funcionar.

Sin embargo, la esencia de este personaje (al igual que prácticamente todos los personajes salidos de los cómics de Marvel) no es otra más que la del superhéroe que tiene que salvar al mundo. Ante eso, Kenneth Branagh se vio superado, no sabiendo cómo narrar una cinta de acción y aventuras. Las tomas en plano holandés que lo único que genera son dolores en el cuello, demuestran la poca personalidad de Branagh como director de este proyecto.

En resumen, “Thor” es una película interesante por su fondo y por sus personajes, los mejores de lo que llevaban en la primera fase. El buen planteamiento interconectado a los demás proyectos marvel genera mucha curiosidad por seguir explorando ese universo que tanto éxito ha dado. Lástima por una puesta en escena que está todo el tiempo en fuera de lugar. Porque a pesar de que Branagh se esfuerza por dar cierta “frescura” a las imágenes, lo cierto es que patina a la hora de narrar e incomoda de cierta manera al espectador.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.