Especial Steven Spielberg: “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo”

encuentros cercanos 1

La primera vez que vi esta película de ciencia ficción, la cuarta dirigida por Steven Spielberg, fue hace ya algunos ayeres cuando los sábados se emitían las “trilogías” de canal 5. Recuerdo que algunas imágenes me llamaron la atención, sobre todo cuando se trataba de las apariciones de los platillos voladores, pero la complejidad de la historia me hizo perder el rumbo. Hasta ahora la he vuelto a ver, con la sensación de hacerlo por primera vez; y aunque ciertas escenas aún no han perdido esa capacidad de asombrar, lo cierto es que “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo” (Clouse Encounters of the Third Kind, 1977) se ha vuelto vieja en el ritmo y en el entretenimiento a base de misterios.

La premisa es interesante, porque no es cualquier excusa para cambiar las cosas de forma superficial. La llegada de OVNIs es el detonante de una historia de responsabilidad familiar, obseción y respuestas filosóficas. Como he recalcado en lo que llevamos de este especial, el tema familiar enfocado a la figura paterna es uno de los que más pesan al director de Ohio, y esta película no es la excepción. Complejo, pero puesto en escena de una manera hasta cierto punto rutinaria por parte de Spielberg, quien además es autor del guión, desequilibrando un poco la narrativa haciéndola por momentos tediosa.

La cinta se centra en Roy Neary, un eléctrico padre de familia que se obseciona con la llegada de los OVNIs. Spielberg lo utiliza como una expresión más del abandono paterno. En este caso como una figura que convierte un misterio en algo más importante que su propia familia, y que en esta película sufre como ninguna otra. Creo que la exposición del tópico de Spielberg se entiende perfectamente, ya que en todo momento cuando Roy, interpretado correctamente por Richard Dreyfuss, convive con su familia, sus miembros muestran sus sentimientos sin discreción alguna, al mismo tiempo que deja en claro la importancia de la figura paterna. Todo esto muy bien, pero algo exagerado a mi gusto.

encuentros cercanos 2

El trasfondo se entiende perfectamente. Spielberg no se guarda ni deja alguna secuencia a la interpretación abstracta, por lo que la película se vuelve muy literal y representativa de cierta sociedad. Lo cual está bien, aunque quizá eso sea algo muy subjetivo de analizar. Pero creo que a nivel técnico, y por consecuencia del paso del tiempo, la película ha envejecido en su narrativa. No es que esté mal, pero se nota que la cinta no toma ciertos riesgos narrativos. Por supuesto es una propuesta de Speilberg, y como tal se mantiene fiel al tono y estilo, pero creo que su forma de narrar desemboca en un anti-clímax.

La película se torna cansada ya hacia el final. No alcanza ese nivel de suspenso que Spielberg quería hacer sentir con las supuestas “conspiraciones o secretos gubernamentales”. Cuando en la carretera encuentran animales “muertos” o todo ese “caos apocalíptico” sobre el aire alcanzan cierto grado de tensión, su intensidad se pierde al revelarse “la verdad” sobre esos acontecimientos. Esos giros de guiones no son más que punzadas al inconsciente del espectador, cansándole hacia el final de la película. Un final que, por cierto, quizá traicione el tono del relato, terminando más como una representación abstracta sobre la responsabilidad familiar.

En resumen, “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo” mantiene todo ese aroma de trasfondo que ha tenido el cine de Spielberg (y que seguirá en algunas próximas películas) sobre la figura paterna. Lo deja mal parado, por lo que la postura real del director estadounidense ha sido mostrada, pero suavizada por motivaciones externas. En cuanto a la expresión artística la película funciona, pero deja a un lado el entretenimiento puro, siendo un desequilibrio de tono que se ve reflejado en un ritmo algo atropellado y un clímax totalmente fallido.

estrella buena

Más del Especial Steven Speilberg en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.