Especial Steven Spielberg: “Indiana Jones y el Templo de la Perdición”

indiana jones y el templo de la perdición 1

Entrados ya en plena época de los 80, cuesta imaginar que ninguna película realizada por Steven Spielberg en esa década (con la excepción de “E. T. El Extraterrestre”) tuvo una ambientación de aquellos años. Quizá por ese hecho, Spielberg nunca se amoldó a ese estilo que mucho daño le hizo al arte en general (aunque claro, los gustos se rompen en décadas). Sin embargo, es cierto que también contribuyó a explorar nuevas ambientaciones de “otros mundos y épocas”, generando mucha influencia en el futuro cine de aventuras.

Sin contar un segmento de “Twilight Zone: The Movie” (varios, 1983), lo siguiente después de su primera obra cumbre fue la segunda entrega de “Los Cazadores del Arca Perdida” (Raiders of the Lost Ark, 1981). Tratando de no compararse con la obra original, y en la misma línea de “El Imperio Contraataca” (The Empire Strikes Back, Irvin Kershner, 1980), “Indiana Jones y el Templo de la Perdición” (Indiana Jones and the Temple of Doom, 1984), oscurece la alegría de la aventura, haciéndola más seria, pero sin dejar de inyectarle más matices al personaje interpretado por Harrison Ford.

Esta segunda entrega en realidad resulta ser una precuela; es decir, una historia situada cronológicamente antes de “Los Cazadores del Arca Perdida”. De hecho, uno de los motivos fue que no querían tener nuevamente a un villano ligado a los nazis, además de situar las aventuras de Indiana Jones con mucha independencia de las demás entregas. Situar la aventura unos años antes de la Segunda Guerra Mundial se veía como una buena opción.

indiana jones y el templo de la perdición 2

Quizá por ser una secuela, se nota en esta película que Spielberg no tenía mucho qué decir, más allá del buen entretenimiento básico en cualquier producción. Después de darlo todo con la película sobre cierto extraterrestre que llega a la tierra, resultaba monótono el hecho de hacer otra vez la misma película sobre un arqueólogo aventurero. Ya para entonces habían ciertas críticas en donde se decía que Spielberg sólo estaba para hacer películas para niños, y su experiencia en “1941” (1979) no respaldaba su capacidad todo terreno. Por eso esta segunda entrega de Indiana Jones tuvo un aire más serio, pero no con el trasfondo suficiente para ser algo más.

Porque definitivamente, “Indiana Jones y el Templo de la Perdición” es una de las aventuras más terroríficas de Steven Spielberg. Buena parte del buen funcionamiento de esa ambientación oscura es el trabajo de Spielberg, quien constantemente sitúa a los personajes a momentos de suspenso y de mucha intriga. Además, con un villano temible, aunque a lo mejor le faltó reflejar una mayor justificación de sus motivaciones,  el conflicto adquiere una mayor fuerza en su desarrollo y por supuesto en su inmejorable tercer acto.

“Indiana Jones y el Templo de la Perdición” es una gran película de aventuras. Más oscura y seria que de su predecesora gracias a la necesaria importancia de alejarse de las comparaciones, y así como al aderezo de aires de cambio con los que se perfilaba Spielberg en su filmografía. Esta película es una clara demostración de que el entretenimiento seguiría como algo vitalicio en el estilo de Spielberg, pero la buena onda y el discurso estaban apenas cambiando.

estrella buena

Más del Especial Steven Spielberg en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.