Especial Steven Spielberg: “Jurassic Park”

jurassic park 1

En los tiempos de principios de los 90, la vida personal de Steven Spielberg respecto a la relación con su padre estaba cambiando. Como todo arte, en el cine se vuelve falsa la expresión si no hay un toque personal, así que la filmografía de Spielberg en ese punto cambiaba de tema. Ya no era necesario tocar tópicos personales o íntimos, ahora tocaba el turno de hablar sobre el mundo y la humanidad. Después del fracaso de “Hook: El Regreso del Capitán Garfio” (Hook, 1991), Spielberg estaba dispuesto a expresar sus ideas globales; claro, desde una perspectiva pop muy particular que siempre lo ha caracterizado. De esta forma, “Jurassic Park” (1993) resulta ser una película marcada con el estilo del Spielberg de siempre, pero con un trasfondo más global.

Basada en la novela de Michael Crichton, en las formas Steven Spielberg no se aleja de lo que ya domina y que ha hecho muy bien. Un argumento que potencia la aventura, y genera mucha tensión como si de un remake de “Tiburón” (Jaws, 1975) se tratase. De hecho el argumento de ambas películas de diferencia apenas en los detalles, pero en esencia resulta ser la historia sobre unas personas que intentan sobrevivir de monstruos amenazantes por culpa de la misma raza humana. No es que se toquen los mismos temas, pues en “Tiburón” se resalta más las cosas que un padre hace para proteger a sus hijos, y en la que nos ocupa se trata de concientizar los peligros que las irresponsabilidades humanas crean.

jurassic park 2

Ese enfoque global es lo nuevo que presenta Spielberg en esta película. Y de ahí uno puede debatir su tesis y sacar muchas conclusiones. Una película que propone una conversación sobre lo que trató y cómo esta tiene una analogía con la realidad es con lo que me quedo. Sin embargo, su tratamiento social opaca en buena medida un argumento interno, dejando de lado la intención de generar una empatía con los personajes. Aunque todos ellos resulten coherentes, verlos escapar de los peligros que representan los dinosaurios sin control no genera la misma tensión si el personaje en peligro tuviera un poco de tacto con el público.

De todas formas, “Jurassic Park” es un gran entretenimiento y más importante aún, que con su forma, es un vehículo para la imaginación. Claro que el marketing lo potenció, pero el hecho de utilizar como premisa la regeneración de la especie extinta más fascinante del mundo demuestra la capacidad de Spielberg para desarrollar una idea creativa y original. Eso y el hecho de hablar sobre la ética de la ciencia generan un valor todavía más importante, pues la película se convierte en una auténtica propuesta artística.

estrella buena

Más del Especial Steven Spielberg en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.