Especial Steven Spielberg: “Los Cazadores del Arca Perdida”

los cazadores del arca perdida 1

Sin duda, “1941” (1979) fue el primer batacazo en la filmografía de Steven Spielberg, hasta ese momento, el cineasta más prometedor de su generación. La película más arrogante y sin chiste de Speilberg pudo ser un punto de inflexión para él, pues lo acomodó de nueva cuenta el el suelo de la realidad. Supuso ser algo que nunca fue y lo orilló a volver a la esencia de su estilo, uno donde la aventura llena de momentos entretenidos era la principal arma. De esa forma, “Los Cazadores del Arca Perdida” (Raiders of the Lost Ark, 1981) ofrece una alta dosis de entretenimiento, imaginación y creatividad, siendo un auténtico reflejo del cine de Spielberg.

George Lucas acababa de hacer “La Guerra de las Galaxias” (Star Wars, 1977) y de producir “El Imperio Contraataca” (The Empire Strikes Back, Irvin Kershner, 1980). Vayan ustedes a saber por qué no volvió a dirigir otra vez hasta finales del siglo pasado, pero en ese entonces pitchaba ideas a cuanto amigo se le cruzaba enfrente. Una de esas ideas era la de un arqueólogo en la época de la Segunda Guerra Mundial que luchaba contra los nazis por el control de reliquias antiguas con poderes. Spielberg, que soñaba con hacer una de James Bond o algo similar, le agarró cariño a esa idea y con su visión dieron rienda suelta a la creatividad.

Un poco de contexto para entender la pasión por este proyecto que tenía Steven Spielberg. La oportunidad perfecta para redimirse después de “1941”, realizando una película de aventuras que encajaba como anillo al dedo con su estilo. Porque finalmente, su esencia estaba construida por influencias de películas y seriales de los años 40 y 50. Películas que fascinaban a los niños por la increíble imaginación que tenían que ceder, y que 30 años después, se convertían en nostalgia y un punto de referencia científicamente construida para las nuevas generaciones.

los cazadores del arca perdida 2

De eso se trata “Los Cazadores del Arca Perdida”, de adentrarse en una aventura inocente plagada de diversión. Un espectáculo, si no de manera tan impactante como lo fue “La Guerra de las Galaxias”, sí en forma de espíritu. Indiana Jones es el arquetipo aventurero que todo niño sueña con ser, incluso sin conocerlo antes. De alguna forma, conecta inmediatamente con el público pequeño, y con el adulto regresando a su carácter inocente e imaginativo.

Por supuesto, todas estas emociones que nos regresan a nuestra infancia no pudieron ser sin la perfecta unión de los elementos cinematográficos. Independientemente de ser una clara película de género con toda la intención de arrasar en taquilla, “Los Cazadores del Arca Perdida” funciona de tal forma, que se convierte en una obra de arte peculiar. No es que el trasfondo o el mensaje final tengan una complejidad profunda, mas bien es su estructura y su coherente estilo lo que hace que valga.

Sin duda, “Los Cazadores del Arca Perdida” es una de las películas de aventuras más entretenidas y divertidas de la historia del cine. Su argumento es simple, pero al mismo tiempo es enorme por su facilidad de conectar con el público, llevándolo a imaginar, haciéndolo participar en la aventura y emocionando como si fuera un niño de nuevo. La música, el arte, las actuaciones, la fotografía, la edición… todo se complementa para ofrecer al público un espectáculo al más puro estilo de Spielberg.

estrella excelente

Más del Especial Steven Spielberg en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.