Especial Steven Spielberg: “Reto a Muerte”

reto a muerte 1

En cualquier ámbito de la vida los extremos nunca son buenos, o por lo menos nunca dejan algo bueno. Por un lado, hay directores que se clavan en un estilo y en un género; y durante su carrera se dedican a realizar el mismo tipo de película. Por otro lado, hay otros directores que les da lo mismo hacer cualquier cosa, ofreciendo trabajos sin personalidad ni esencia. Steven Spielberg es considerado uno de los más grandes, porque además de hacer cualquier tipo de película, en cualquier tipo de género, mantiene un estilo propio apegado al gusto de las masas. ¿Eso está mal? Al contrario, pues de eso se trata el cine y el arte en general. Claro, como en todo en la vida siempre hay baches; así que en este especial que, si no me equivoco con las fechas, terminará a punto de estrenarse su nueva película de espías con Tom Hanks, iremos desmenuzando cada una de sus películas.

Y no podía empezar de mejor manera que con este pequeño filme. Pequeño en su estructura y pequeño en su presupuesto, pero agigantado con el paso de los años. Esa grandeza que no para de terminar se debe en buena parte a que el director nacido en Ohio le otorga su estilo. Y no es otro que darle la importancia al espectador. Porque con “Reto a Muerte” (Duel, 1971), Spielberg sabe que el buen entretenimiento en el cine empieza por atrapar la atención del público.

Esta cinta nació para ser emitida en la televisión. De ahí su duración y de ahí su presupuesto. Pero precisamente eso se convierte en unas de las cosas más valiosas de este thriller. Pues ante la precaria situación de recursos materiales y humanos, Spielberg se las ingenia en narrar con suficiente soltura una historia intrigante de principio a fin. Contar la simple historia de un hombre siendo perseguido por un trailer pudiera escucharse como algo sin chiste. Pero son los detalles narrativos los que engrandecen esta película.

reto a muerte 2

Tenemos al protagonista que, sin ser sumamente carismático, emana empatía desde que el conflicto comienza a surgir. Y luego tenemos al trailer, una desconocida máquina de la cual jamás conocemos a su conductor y eso es intrigante, da miedo. ¿A qué se enfrenta el protagonista? ¿A un loco? ¿A un viejo enemigo? ¿Al diablo? ¿A su esposa? Y luego el aspecto que le da le agrega un característic más perturbadora. Así que estamos ante un auténtico villano, alguien que no conocemos su cara y que su único objetivo es fregar y fregar.

Esos pequeños detalles, quizá muy clicheados ya por el género, funcionan de tal manera que todo es coherente y fluido. De pronto estamos ante los créditos finales preguntándonos qué pasó. Es una experiencia emocionante, un espectáculo altamente creativo. No por nada, según Cuarón, sirvió como inspiración para “Gravedad” (Gravity, Alfonso Cuarón, 2013).

En resumen, “Reto a Muerte” es una de las mejores óperas primas que existen en la historia del cine. No porque sea una película que haya cambiado las formas y superado los fondos, sino porque Spielberg, en su frenética narrativa, supo darle en el clavo al entretenimiento puro. Esta película no es más que un gran espectáculo desde una base pequeña, y eso no es más que la confirmación de que esta cinta es un gran ejemplo de la creatividad bien ejecutada.

estrella excelente

Más del Especial Steven Spielberg en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.