Especial X-Men: “X-Men Orígenes: Wolverine”

By April 20, 2016 Especiales No Comments

x men origenes 1

Se hacen tres películas y siempre es tiempo de replantear todo. Da igual si la trilogía terminó siendo un éxito (The Dark Knight Trilogy) o tiró todo a la borda (Spider-Man de Sam Raimi). Llegado al número 3, se decide si se continúa, se detiene, se hace un reboot o qué. “X-Men: La Batalla Final” (X-Men: The Last Stand, Brett Ratner, 2006) no dio los resultados esperados, y si bien se pudo haber optado por un reinicio, había elementos en la franquicia que todavía podían resistir al negocio. Uno de ellos era, sin duda, el personaje de Wolverine, interpretado por Hugh Jackman. De hecho, él era de lo mejorcito en la mediocre película de Ratner. Así pues, se lanza “X-Men Orígenes: Wolverine” (X-Men Origins: Wolverine, 2009), una película muy descuidada en su forma que echa en tierra las buenas intenciones.

Uno pensaría que los blockbusters, aunque sean huecas, siempre deben ser un gran espectáculo. Muchas veces los directores no son muy creativos narrativamente, pero dejan que su imaginación visual o su puesta en escena hagan las cosas más espectaculares, siempre con una calidad al máximo. Pues casualmente eso no sucede en este spin-off protagonizado por el personaje más enigmático de los Hombres X, ya que la cinta está mal hecha, Ya no se diga en el apartado narrativo, donde un tal Gavin Hood no sabe qué hacer con tan poca cosa, sino en el apartado técnico, donde ningún elemento cinematográfico puede decirse que está integrado de forma natural. Si no está forzado, es inexistente.

Tampoco ayuda un guión que busca el cliché a toda costa para solucionar las situaciones presentadas al Wolverine. La cinta tiene una premisa interesante. Obviamente, el origen de Wolverine es algo digno de contar, pues mucho tiene en importancia con las anteriores películas de X-Men. Sin embargo, se dice que por la Huelga de Guionistas de 2008, el guión se nota que no se trabajó más allá de unos cuantos borradores. Los diálogos mal asentados y las secuencias mal encaminadas. Se nota la intención, pero faltó mucho rigor, pero mucho.

Sin duda, “X-Men Orígenes: Wolverine” es una película desechable por todos lados. Lamentablemente, la falta de rigor en todos los aspectos, tanto técnicos como conceptuales hicieron que las buenas intenciones, palpables todo sea dicho, no se hayan podido concretar. Hugh Jackman hace todo su esfuerzo, porque ya conoce a su personaje por todos lados, pero los demás no logran integrarse lo suficiente para tan siquiera lograr algo decente. Una película desganada en todos los sentidos y, por lo tanto, la peor cinta de los X-Men.

estrella mala

Más del Especial X-Men en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.