“Everest”, el show llega tarde

By September 21, 2015 Críticas No Comments

everest 1

Ya tenía una tercera parte de haber comenzado la película y yo seguía preguntándome de qué va todo eso que estoy viendo. Se pueden tener claros los objetivos y el punto a donde se quiere terminar, pero para llegar a buen puerto se necesita acomodar el camino lo mejor posible. No es que la película sea lenta, pues cuando comienza la acción uno comienza disfrutar cómodamente, pero “Everest” tarda mucho en arrancar, así que sólo con un convencional desarrollo y una buena interacción de personajes puede envolver correctamente el resultado final.

La película en sí es interesante, por lo menos para mí, y mucho es gracias a la química del extenso reparto. Cuando empiezan a llegar a las faldas del Everest, los personajes conviven e interactúan de forma natural. La dirección de actores resulta ser muy correcta, y gracias a eso nos permite involucrarnos más en lo que hacen, dicen y piensan. Vamos, que nos importan y los queremos ver sanos y salvos, aunque ya sabemos de antemano que eso no sucederá.

Sin embargo, la película le dedica mucho tiempo a estar describiendo a los personajes que se olvida de lo más importante: el conflicto. Sí, si hay conflicto, no digo que no esté (y la verdad es que es simple y convencional), pero llega demasiado tarde. Casi 30 minutos y sólo sabemos (porque nos lo recuerdan seguido) que la amenaza por escalar la montaña más alta del mundo es muy latente. Desde antes de ver la película sabemos que el Everest es peligroso, así que no sé por qué tardaron tanto tiempo en recordárnoslo una y otra vez.

everest 2

Cuando la película finalmente comienza, casi estamos a la mitad de metraje y es entonces cuando hay una sensación de aceleración narrativa. Claro, tanto tiempo para acomodar las cosas que solucionarlas tenía que ser a contrarreloj. Pero casualmente ese ritmo vertiginoso es el ideal para las escenas donde el peligro realmente está en las narices de los personajes. Y visualmente generan un espectáculo digno, un entretenimiento hecho y derecho donde podemos ver grandes paisajes, y la conjugación de elementos técnicos que enriquecen la experiencia sensorial.

En conclusión, “Everest” es una película que comienza muy mal y que acaba muy bien. Aburrida al principio y muy entretenida al final. Ese desequilibrio no es cosa más que una mala estructuración de la historia, un guión mal escrito. Pero afortunadamente se puede tolerar la película por una buen casting, un elenco que se ayuda entre sí en todo momento. Y claro, si uno es fuerte, puede tener la recompensa hacia la segunda mitad de la película donde todo se vuelve un gran espectáculo audiovisual.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.