“Everything Sucks!, season 1”, la secu de los 90

By February 19, 2018 Críticas No Comments

Ah, los 90. Yo era un niño en esos años y mi etapa de secundaria llegó entrando los 2000, pero de todas formas recuerdo muchas cosas que ahora son una linda nostalgia. Recuerdo las modas, recuerdo la música, las películas, las series… ahora de pronto todo eso ya forma parte de la historia un tanto lejana, viejita para las nuevas generaciones, y en los remakes y reboots de franquicias de aquellos años como “Power Rangers”, “Dragon Ball” o “Animaniacs” que están saliendo hoy en día marca la prueba. Probablemente la nostalgia invadió a los creadores de la nueva serie de Netflix y escogieron esa época para contar su historia de adolescentes en la secundaria. El resultado es “Everything Sucks!”, una serie de buenas intenciones, pero con una ejecución turbulenta.

La serie va de Luke quien al entrar a la High School se enamora perdidamente de Kate Messner, hija del director y quien además es lesbiana, y que tras unos altercados con los acosadores del grupo de teatro, decide junto con sus amigos nerds hacer una película estudiantil. La serie combina elementos propios del género sitcom estudiantil en los 90 y 2000 como “Sabrina” o “Ned’s Declassified School Survival”, con melodramas también noventeras como “Beverly Hills, 90210”. El resultado es una rareza de tonos, pues aunque no está del todo mal cómo se plantean las situaciones, el hecho de hacerlo tan noventero con algunos toques actuales producto de lo que se hace hoy en día no la hace uniforme. Es decir, la serie tiene buenas intenciones, pero falla en la ejecución.

El primer episodio comienza muy bien y te engancha para que sigas hacia el final, pero la serie tiene sus idas y venidas. Estás en un buen episodio, y luego uno malo, luego uno bueno, y luego uno malo. Pero lo que te mantiene, porque conmigo me mantuvo el interés, es el porvenir de sus personajes. Afortunadamente, tanto Luke como Kate, tienen su gracia. Y digo afortunadamente porque ellos son los más importantes, lo que a fuerza tenían que ser así. Porque luego hay otros personajes secundarios que ni cómo agarrarlos. Como el amigo nerd de lentes, McQuaid, todo sobreactuado o Emaline quien no resulta convincente en su papel de mala y luego buena porque la cortan antes de un viaje escolar. Claro, los guiones tiene su qué ver, pero las interpretaciones tampoco son uniformes.

Y al final me quedo con lo malito que, precisamente, son los guiones. Otra vez, la dinámica de Luke y Kate está muy bien. De hecho cuando estamos viendo sus aconteceres la serie eleva mucho. Lástima con todas las subtramas, porque nunca se desarrollan del todo bien. Muchas cosas resultan forzadas, como el avance en la relación entre los papás de ambos protagonistas o ese cambio, nuevamente, que tiene el personaje de Emaline hacia el personaje de Kate. Simplemente no se siente natural las cosas, al contrario, todo resulta muy forzado. Pero bueno, que las intenciones son buenas y es un hecho que la serie se salva gracias a su par protagonista que están a años luz de calidad que los demás

Así que en resumen, la primera temporada de “Everything Sucks!” es un melodrama con toda la esencia noventera que se puede recordar y que crea nostalgia. El internet lento, los VHS, la moda, etc. Es una serie que está muy enterada de la época y lo usa para influir en la trama. Pero el tono es desigual, pues así como pareciera una serie noventera, también juega con las reglas propias de los contenidos actuales. Asimismo, también es desequilibrada en el tono y en la importancia de los personajes y las tramas. Sin duda, los protagonistas son los ganones, pero los secundarios, además de que sus intérpretes hacen un mal trabajo, no tienen la oportunidad de destacarse, pues sus guiones no están a la altura. De todas formas, por las características de la propuesta, es una serie que me gustaría seguir cuando vuelva con más episodios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.