“Geo-Tormenta”, chiflado espectáculo

By October 21, 2017 Críticas No Comments

Hay géneros cinematográficos que permiten explotar cierta profundidad en la historia. Por ejemplo, el hacer ciencia ficción puede llevar a que el tratamiento de la historia contenga elementos de una advertencia futura o reflexión actual de la sociedad. La comedia romántica puede profundizar en las relaciones de pareja, haciendo comparaciones y reflexiones entre sexos. Pareciera que el género de desastres sirve para el puro espectáculo con una historia de lo más superficial, pues al final de todo se trata de la destrucción y posterior salvación del mundo. Pero ojo, porque cualquiera que sea el género, puede tener una connotación más profunda. El caso de “Infierno en la Torre” (The Towering Inferno, John Guillermin, 1074) es un ejemplo de gran espectáculo de desastres con su reflexión y tema de debate, sobre la corrupción y soberbia del ser humano. Pero no es el caso de “Geo-Tormenta” (Geostorm), una película con todos los clichés y que no se toma nada en serio.

La película va de dos hermanos súper fregones que tienen que salvar al mundo gracias a que un satélite con la capacidad de controlar las condiciones climáticas falla provocando una serie de desastres naturales de lo más exageradas y espectaculares. Obviamente, ya desde la premisa la película no se puede dar el lujo de tomarse las cosas en serio. Uno como espectador no puede estar esperando que haya detrás una historia seria. Quizá puede invitar a la gente a tener más consciencia por el planeta, pero las cosas tan absurdas que usan para darle rienda suelta a la historia no pueden ser tomadas como algo serio. Entonces creo que el guión, desde ese ángulo, no desentona, pues todo lo que vemos es una chorrada de secuencias una más loca que la otra, con personajes tan simples y estereotipados de los que no vale la pena ahondar, pues no habría nada que analizar.

Hay que ver esta película desde un nivel más de espectáculo, de show. Hasta qué punto es capaz de entretener y divertir. ¿Lo consigue? A medias. Vamos, las personas detrás de esta película sabían cuál era el tono, quién pudiera ser ese tipo blanco y espectacular, entonces logran darle lo necesario para pasar un rato agradable. Pero como el espectáculo es tan impersonal, tan sujeto a las referencias y tan poco creativo en términos narrativos y audiovisuales, pues tampoco es una producción que pueda ser considerado un punto de referencia. Al final se convierte en una película más del montón, donde los efectos seguramente envejecerán feo (de hecho, ni siquiera son buenos) y todo lo demás quedará en el olvido.

Así que sin más, “Geo-Tormenta” es consciente del tipo de película que es. Ofrece lo que vende, una película palomera que sirve simple y sencillamente para entretener. No hay que hallarle cosas que no hay, como un tema a profundidad y debatible. No, de eso no hay, no hay manera. Por eso tampoco está bien atacarla por no ser una película que apele a la inteligencia. El objetivo, con sus altas y sus bajas, se cumple y con eso es suficiente para optar por ella. Pero claro, sólo si uno disfruta de ella. No será la mejor palomera, pero tampoco es una súper mugre. Es una película realizada para ese tipo de gente que les chifla el show espectacular sin afán de profundizar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.