“Glee, season 6”, irrelevante vuelta a los orígenes

By March 25, 2015 Críticas No Comments

glee 1

Allá por el 2010 o 2011 seguía muy de cerca esta serie. Por supuesto, estaba en su mejor momento, y si algún cantante o música no tenía su versión gleegoriana quería decir que estaba fuera del mapa musical. Es increíble lo bajo que calló “Glee” en su segunda mitad como serie. Como muchos, me bastó ver los primeros cuatro episodios de la cuarta temporada para dejarla a un lado antes de que fuera demasiado tarde. Sin embargo, de vez en cuando le seguía la pista y sólo me confirmaba que había tomado una buena decisión. Con su última temporada (la sexta), “Glee” intentó enfocarse más en sus personajes clásicos, un detalle que nunca debió de haber descuidado en los últimos 3 años.

Lógicamente, si una serie goza de un éxito incuestionable es normal que siga estando al aire. El problema es cuando no tienes un respaldo en cuanto a contenidos se refiere. El hecho de ir construyendo sobre la marcha genera muchos riesgos. Peor cuando “las nuevas ideas” sólo implica aumentar y exagerar a los personajes y sus situaciones; el resultado es una redundancia en el desarrollo de la serie, pérdida de interés con varios personajes, y poca coherencia argumental. Vamos, que todo es volvió forzado.

Ya para la última temporada, los responsables de la serie estaban al tanto de todo esto, de sus descuidos y malas decisiones. Quisieron remendar sus errores enfocándose más en los conflictos, tonos y estilos que caracterizaron a “Glee” durante sus primeras dos temporadas. No era fácil, pues tenían que acomodar, hasta cierto punto, las tramas de otros personajes que poco importaban. Se aplaude el esfuerzo, pero el daño ya estaba hecho, pues la serie fue incapaz de conectar y atrapar al público.

En resumen, la fórmula de “Glee” se acabó en muy poco tiempo y nunca supieron cómo sacarle la vuelta con algo fresco. Retorcer a los nuevos personajes y situarlos en conflictos exagerados nunca funcionó. La sexta temporada recuerda mucho a las primeras y algo de nostalgia hay por ahí, pero nunca pudieron rescatar la verdadera esencia de la serie. Una naturaleza directa, propia de su tiempo, defensora de las minorías y absolutamente divertida. Lamentablemente, la indiferencia salpica a toda la última temporada.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.