“Godless”, el espacio del western

By November 27, 2017 Críticas No Comments

Yo no sé porqué, ahora con todo esto de Netflix, HBO Go, Claro Video y demás sitios de VOD, estos sitios de streaming no generan contenidos más accesibles en términos de tiempo. Es decir, pareciera que cada una de estos servicios quieren todas las rebanadas del pastel para sí, pero siempre he creído que eso es competencia desmedida, y si no pregúntenle a todos los cárteles del narco. Por supuesto, a esos niveles no llegan, pero uno que se quiere aventar todo el contenido que ofrecen no puede simple y sencillamente no puede por falta de tiempo. Es dañino echarte maratones, a veces te los echas, pero suele marear. Por eso me molesta que te ofrezcan historias contadas en demasiados capítulos, donde buena parte de estos cumplen para ser relleno. Creo que también es el caso de la nueva miniserie de Netflix, “Godless”, un western que se toma todo el tiempo del mundo para contar a su manera una historia que no tiene muchas complejidades.

La miniserie va de varios frentes, todos entrelazados, pero el más importantes es el de Roy Goode, quien se esconde en el rancho de Alice ante la inminente confrontación con Frank Griffin, el bandido más peligroso de Nuevo México quien es como su ex jefe y padre adoptivo. Esta historia se entrelaza con las historias de las mujeres en La Belle, un pueblo sin muchos hombres pues la mayoría murió en un accidente de una mina. Lo que resulta esta producción es en una historia 100% western. Me recordó muchas películas del género que se hacían en los 50, con los personajes típicos como los indios, los forajidos, los bandidos, el sheriff o la damisela. Todos los arquetipos del género se encuentran aquí, así como el tipo de situación. Todo tiene que ver con venganzas y la clásica historia de policías y ladrones.

Asimismo, la parte visual aprovecha mucho los escenarios, los paisajes, aunque creo que exageraron mucho con la corrección de color, muy desaturada, y con la fotografía en los atardeceres. Pero las partes técnicas que me gustan o no me gustan es lo menos importante, aunque mi detenimiento en esos aspectos es porque de alguna forma me desconcentraron. Ahora, todo el look y el mood de la miniserie te hablan de que el objetivo era captar esa esencia del género western. Luego hay algunas producciones nuevas del género que en su afán de ser creativos toman prestadas cosas de otros géneros y luego resulta en un despapaye. Acá no, es western total como lo expliqué anteriormente, lo cual tiene su mérito pues ese objetivo de mantener la esencia del género lo consiguen.

La bronca está en su narrativa y en el hecho de que se toman todo el tiempo para contar la historia. A ver, hay historias épicas que contienen demasiadas situaciones dignas de contarse. Casi siempre se necesitan muchos personajes. Acá hay muchos personajes, pero todos se entrelazan y sus historias van topándose, haciendo que pierdan fuerza o se sientan muy simples. Por ejemplo, el personaje de Mary-Agnes resulta ser lesbiana y quien lleva el liderazgo del pueblo, y todo su desarrollo se basa en esos dos aspectos. Lo que pasa es una redundancia en los conflictos en muchos casos y un alargamiento en otros. Como por ejemplo el personaje principal, Roy, quien lo vemos en actividades en el rancho sin una síntesis. Se tardan demasiado en mostrar que el tipo puede domar a un caballo, prácticamente muestran todo el procedimiento y sin diálogos o acciones que generen tan siquiera un mini conflicto. Esas escenas, por muy bonitas que suelen ser, dan flojera y pierden la atención No pocas veces yo me distraía pues en la serie a veces no pasaba nada. Y pues bueno, eso hace que el nivel de la miniserie baje un poco.

Así que sin más, “Godless” es una miniserie con gran despliegue técnico y una dedicada obsesión por captar la esencia del western. Todo sobre el género lo tiene, el arquetipo de los personajes, las situaciones y los paisajes. Los amantes del género, sobre todo los que gustan de las películas clásicas, saldrán satisfechos con lo conseguido. Pero hay que decir que a nivel narrativo, alargan demasiado la historia con escenas de relleno y situaciones que no son tan importantes para el devenir en general de la trama. Creo que en cuatro episodios hubiera sido más que suficiente o en una de esas hasta menos. Es más, pudo haber sido una gran película si todo hubieras estado más sintetizado. Pero luego así pasa con las producciones televisivas, a generar más tiempo en pantalla por si al suscriptor se le ocurre ver otra cosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.