Hagan series cortas por favor

By January 21, 2015 Reflexiones No Comments

series cortas 1

Hace unos días estaba platicando con un buen amigo sobre nuestras series favoritas. Estábamos de acuerdo en que la oferta de hoy en día es muy buena y no nos damos abasto. Son horas y horas de capítulos, tiempo de nuestra vida que no se nos va a regresar, por lo que al decidirse a ver una serie implica más cuestiones sobre el tiempo que por el atractivo argumental. Lo cierto es que queremos ver variedad, pero si nos encontramos con una serie de más de 10 temporadas y más de 200 capítulos a sus espaldas lo pensamos dos veces. Así que llegamos a la conclusión de que las series cortas son lo mejor.

En realidad son muchas las ventajas de una serie corta. Quizá la más importante de todas es que la historia se vuelve más centrada y resulta más trabajada. Al tener un número concreto de capítulos por temporada, que no pasen 12, la historia se hace más concreta; los guiones son resueltos de mejor manera; no hay tantas subtramas que maten el tiempo de pantalla (y el de nosotros) y los detalles se vuelven más importantes. Al condesar una historia en pocos capítulos, el creador tiene una mayor facilidad de poner su premisa en su lugar, y las divagaciones se esfuman por completo.

En los últimos años, las mejores series están estructuradas en pocos capítulos por temporada. Se me vienen a la mente series como Game of Thrones (10), True Detective (8), Breaking Bad (8 en su último año), Sherlock (3), Homeland (12) o House of Cards (13). Todas tienen su estilo, pero dado el número de capítulos con el que cuentan son más directos y, por lo tanto, más atractivos e intensos.

series cortas 2

Cuestan menos, o por lo menos cuestan igual que una serie de 24 capítulos, pero mejor aprovechados. Es decir, si una temporada de dos series cuesta alrededor de 50 millones de dólares (por dar un número), pero una es de 24 capítulos y la otra es de 8, la serie más corta aprovechará mejor esos recursos contratando mejores servicios de producción y actores de primera.

Y lo que es mejor, nosotros no invertimos horas y horas para su total visionado. Si, por ejemplo, deseas ver True Detective, podrás terminar su primera temporada (y la única) en 8 días a un ritmo de un capítulo al día. No es mucho.

Las series largas suelen cansar, vemos muchos capítulos intrascendentes, con muchos cambios en el reparto y al final siempre llegamos a la conclusión de que la serie ya no es lo mismo que hace 10 años. Pues no.

Como todo en esta vida, si se alargan se desgastan y ya no funcionan igual. Ahí tienen los casos de The Simpsons (aproximado de 22 capítulos en 26 temporadas), Two and a Half Men (aproximado de 22 capítulos en 12 temporadas) o Grey’s Anatomy (aproximado de 24 capítulos de una hora en 11 temporadas), series más maltratadas que la nariz de Carmen Campuzano.

Definitivamente, son más las ventajas en una serie corta que en una larga. Quizá algunos quiera más capítulos por temporada en Game of Thrones o en Mad Men, pero lo cierto es que esas series las disfrutamos más si no nos excedemos en el visionado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.