“Hotel Transylvania 3: Monstruos de Vacaciones”, ideal para el verano

Los menos conocedores de la animación suelen poner todas las películas del formato en la misma canasta, como si de un género por sí se tratara. Y no es así realmente, pues no es lo mismo películas como “La Tumba de las Luciérnagas” (Hotaru no Haka, Isao Takahata, 1988), que “La Bella y la Bestia” (Beauty and the Beast, Gary Trousdale y Kirk Wise, 1991) y que “Shrek” (Andrew Adamson y Vicky Jenson, 2001). Son géneros distintos y hasta van dirigidos a un público en particular. Pero por supuesto que podemos comparar unas con otras y encontrar diferencias y similitudes para categorizarlas de mejor manera. Y la nueva película animada de Sony entra en esas que sirven para divertir y nada más, tipo las secuelas de “Madagascar” (Tom McGrath y Eric Darnell, 2005). El resultado de “Hotel Transylvania 3: Monstruos de Vacaciones” (Hotel Transylvania 3: Summer Vacation) es una película que cumple con su objetivo de divertir con todo y sus excesos.

La película va de “Drácula” que es llevado a una vacaciones en un crucero para descansar del Hotel, pero se enamora de Erika, la capitana, que resulta ser doble cara porque el crucero es una trampa que será usada como venganza. Claro que la premisa suena interesante, pero ya en la práctica sirve nada más como un pequeño hilo conductor en donde caben un sin número de chistes, unos más payasos que otros, que resultan en buena medida simpáticos siempre y cuando uno esté dispuesto a sentir ese humor. Porque si uno va serio, esperando una película infantil, pero profunda o con mensaje, esta no es la indicada. Esta película es como un show de fiestas infantiles y como tal está repleta de cosas que suceden a un ritmo rápido con el objetivo de divertir.

Visualmente está muy exagerada, pero es una caricaturización muy acorde al tono. Porque todo son payasadas, ligereza y simplicidad, entonces por supuesto que tienen cabida ciertos excesos. Y más en este tipo de película que ya dio su mensaje completo desde la uno y que aquí pues está nada más como de entretenimiento. Pasa en otras franquicias como las de “La Era de Hielo” (Ice Age) donde la uno sí que era una película como tal y conforme fueron pasando las secuelas estas se volvieron más ridículas que la anterior. Así sucede con esta, o por lo menos está la sensación. Sin embargo, el hecho de situar la película en un contexto de vacaciones, de verano, hacen que medio se antoje para ir al cine, entonces puede ser una opción si sólo se busca entretenimiento y ya.

En resumen, “Hotel Transylvania 2: Monstruos de Vacaciones” es una película familiar que a los niños les puede gustar y a los adultos también algo porque el humor siento que está bien equilibrado, pero el exceso está en todo momento y eso puede ser algo chocante para quienes buscan algo mucho más que gastar dinero en el cine a lo baboso. Es la clásica película que sólo sirve para ver en el verano y una vez, o si acaso en el viaje en autobús que de vez en cuando te echas. Porque siendo sinceros, ¿quién en su sano juicio la vería dos veces? alguien que sólo quiera perder el tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.