“Intensa-mente”, el equipo de las emociones

intensamente 1

Después de dos años de no sacar nada y después de cinco años de no sacar nada sobresaliente, los Estudios Pixar vuelven a ofrecer una película original con una sobresaliente premisa. No es que esté en contra de las secuelas, pero si en su particularidad no ofrecen una propuesta estimulante independientemente de su película madre la emoción del disgusto (igual que en la cinta que ahora nos ocupa) me domina. Con “Intensa-mente” (Inside Out) Pixar regresa con un argumento muy bien trabajado, original y sorprendente, porque la extraña imaginación que proyecta se ve compensada por una coherencia puntual.

Quisiera empezar con la parte más “superficial” de la película y que irónicamente suele ser la parte más difícil de crear. En este caso, la línea argumental de “Intensa-mente” viene cargada de mucha imaginación que pudiera parecer muy infantil. Es decir, situar a unos personajes caricaturescos que controlan las emociones en un mundo aparte dentro de la cabeza resulta complicado de procesar. Pero eso no quiere decir que sea inverosímil, pues aunque todos sabemos que eso es pura y absoluta imaginación de Pete Docter y compañía, ese mundo y sus reglas están perfectamente definidos integrándose adecuadamente al argumento.

Por lo mismo, el guión adquiere un desarrollo sorprendente por sus diferentes posibilidades argumentales, y todo en una gran coherencia. Los personajes están perfectamente diseñados, pasando por todas las emociones e incluso aquellos personajes que nunca los vimos venir como el amigo imaginario o aquellos que trabajan en Producciones Ensueño. Aunque por sus personalidades algunos personajes desesperen (como Tristeza), lo cierto es que todos ellos son comprensibles por el gran trabajo de los guionistas por desarrollarlos.intensamente 2

Adentrándonos más en el trasfondo de esta película, es indudable que esta adquiere un valor más grande ya que logra identificarse con el público. No sólo es un vehículo de entretenimiento, sino un espejo de nosotros mismos. No es que estemos viendo nuestra historia (porque en realidad no se trata de Riley sino de la aventura de Alegría), más bien comprendemos nuestro funcionamiento. Lo que enseña la película es que a pesar de buscamos siempre la felicidad, las otras emociones son igualmente necesarias para madurar.

A través de una gran aventura, lo que al final propone esta película es una mirada a nuestro interior. Es increíble lo fácil que Pete Docter muestra esa idea. Lo muestra fácil, pero después de una reflexión es sorprendente el resultado porque ha de ser complicado unir todas esas ideas a través de una aventura que nunca deja de entretener.

En conclusión, “Intensa-mente” es una película muy divertida, con un argumento sorprendente y creativo, y lo mejor es que propone un mensaje universal. Sin duda, la nueva película de Pixar nos toma a través de una gran aventura para reflejar nuestra propia historia particular. Nuestra forma de madurar, al igual que Riley, está sujeta al equilibrio de todas las emociones.

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.