“Jason Bourne”, regreso con ganas de más

By August 26, 2016 Críticas No Comments

jason bourne 1

Existen muchas franquicias cinematográficas tratando de ser buenas, pero en ninguna de sus entregas lo consigue. Hay otras con resultados variados en sus producciones. Y hay otras, las pocas, que consiguen elevar la calidad en todas sus entregas. Pero lógicamente, cada vez que se estira la franquicia es más probable que exista una caída. Si bien la serie fílmica de Bourne tuvo un desliz con “Bourne: El Legado” (The Bourne Legacy, Tony Gilroy, 2012), resulta poco importante puesto que los principales artífices de elevar la franquicia no habían participado. Ahora con el regreso del director Paul Greengrass y el protagonista Matt Damon las expectativas por continuar lo dejado en “Bourne: El Ultimatum” (The Bourne Ultimatum, Paul Greengrass, 2007) se hicieron presentes. Sin embargo, “Jason Bourne” no logra ser trascendente aunque cumple siendo entretenida.

Creo que para apreciar también hay que tener en claro el objetivo de la cinta. No es lo mismo una película como “12 Horas para Sobrevivir: El Año de la Elección” (The Purge: Election Year, James DeMonaco, 2016) que la quinta entrega de la saga Bourne. A pesar de que las dos tienen buenos momentos entretenidos, con protagonistas solventes y una historia correcta, la de DeMonaco no busca ser algo más que un simple entretenimiento, mientras que la de Greengrass busca continuar con un tono profundo de conspiraciones que ya le había impreso en la segunda y tercera parte de la saga. Partiendo de esos puntos, “12 Horas…”, con todo y sus fallas, cumple con su simple objetivo. Pero el regreso Jason Bourne no alcanza del todo el nivel que antes ya había mostrado en sus películas.

Resulta que hay algo más en el pasado de Bourne, algo en el que está involucrado su padre y el máximo jefe de la CIA, así que intentará encontrar la verdad mientras las fuerzas malignas de la CIA lo persiguen para darle muerte. El conflicto, en realidad, no me parece tan fuerte como sí lo era, incluso, “Identidad Desconocida” (The Bourne Identity, Doug Liman, 2002). Acá apela a la búsqueda del origen, todavía más familiar, en un punto donde parecía que ya estaba hablado. Es como cuando regresas del retiro para hacer las mismas cosas que ya habías hecho antes. Por lo tanto, no se siente esa importancia y, al contrario, se siente más pesadez. La sensación en general es que no resulta trascendente, como si la única razón de ser de la película sea borrar del recuerdo la realizada por Tony Gilroy sin Matt Damon como protagonista.

Digo, aunque tiene coherencia la película, cosa que admito le dudaba, los acontecimientos que muestra “Jason Bourne” no logran ser importantes. De hecho, creo que hay muchos huecos argumentales rellenados con muchas escenas de acción sin fuerza. Es decir, muchas de las escenas de acción se basan en atrapar a Bourne porque hay que matarlo ¿Por qué? Porque sí, si no les va como en feria o así piensan. Entonces, tenemos secuencias de acción de varios minutos donde vemos golpes, choques, pistolazos, vidrios rotos, bombas molotov, sólo porque quieren atrapar a una persona. Eso no me dice mucho, no me comunica algo relevante y por eso esa sensación de vacío en el discurso final. Un discurso sumamente bajo para lo que Greengrass ya había expresado en las dos películas de Bourne que había dirigido.

A pesar de que la película no resulta aburrida (aunque por ligeros momentos baja de ritmo), la película no tiene relevancia. Un objetivo que apuntaba Greengrass y Damon desde un principio. Se nota cuando antes lo habías logrado y ahora vendes lo mismo, pero no se llegan a ver los resultados esperados. Es una película que siendo poco exigentes cumple en el entretenimiento, pues tampoco está mal escrita. Pero se esperaba mucho más de alguien muy competente como Greengrass. Sin ser para nada una mala película, “Jason Bourne” no logra destacarse dentro de su saga y, mucho menos, dentro de su género.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.