“Jessica Jones, season 2”, el pasado como villano

By March 11, 2018 Críticas No Comments

Ciertamente, la fórmula de los superhéroes, esa donde el bueno tiene que acabar con los planes del malo para salvar al mundo, ha sido reinterpretada miles de veces hasta llegar al punto que ya no la sabemos de memoria y, por ende, ya nos cansamos de ella. Han habido películas que quieren darle una vuelta de tuerca, pero de todas formas sentimos que un cambio tan brusco en la fórmula no es la mejor solución. Por ejemplo, “Logan” (James Mangold, 2017) cambió ciertos detalles para refrescar la fórmula, pero al final se trató de un tipo que tenía que salvar a una niña de los malos. Qué tan lejos hemos llegado para encontrarnos con una serie sobre una superheroína que no lucha contra ningún villano, siendo su pasado el conflicto de sus situaciones. Eso es lo que encontramos en la segunda temporada de “Jessica Jones”, sólo que no resulta del todo convincente.

La segunda tanda de episodios, que por cierto tardó años en llegar para que hubiera cupo con las otras series de Marvel / Netflix, va de Jessica Jones que sigue con detective privada cuando sale a la luz una situación que la lleva a investigar su propio pasado. Lo interesante de esta segunda entrega serial es que a diferencia de su primera temporada, y en general de la fórmula de superhéroes, Jessica Jones no va contra ningún villano, conspiración, complot o situación por la que tenga que salvar a gente inocente. Básicamente es ella aclarando cierta situación sobre su pasado. Claro que por ahí hay personajes con los que tiene que luchar, pero las dinámicas no son las mismas que en toda historia de superhéroes se repite.

Pareciera que eso es buenísimo porque por fin alguien ha entregado una historia de superhéroes diferente a la del resto, sólo que su ejecución no es de lo mejor. De hecho, parte de la decepción radica en el encaminado de la trama principal, y sobre todo de las varias subtramas que jamás funcionan. Por muchos momentos las cosas se sienten forzadas, difíciles de creer. Llevas 3 episodios con una dinámica donde dos personajes se odian, para que después de una escena insignificante, todo cambie y se enamoren perdidamente. Y eso es un ejemplo, hay muchos más que me hacen ruido todavía.

Pero creo que aunque fue una buena intención tratar de ahondar más en el pasado de Jessica Jones y desarrollar su personalidad y el origen de su comportamiento, han dejado fuera espacio para un conflicto más tenso. No hay tantas emociones donde el peligro parezca inminente. De hecho, sólo hay destellos, muchos de ellos en los cliffhangers de algunos episodios, para que después en el inicio del siguiente con 3 minutos se resuelvan las cosas para pasar a otras. Me parece que la serie se trompica con lo que quiere contar y cómo lo quiere contar. La cosa que ejemplifica mejor mi opinión radica en el peligro que representa el villano escogido para esta temporada, ¿su mamá que la quiere mucho? ¿neta?

Así que desafortunadamente, la segunda temporada de “Jessica Jones” es más una decepción que una producción mala. De hecho no es mala, es buena, pero en comparación con la primera temporada que era una joya, esta ha bajado mucho el nivel gracias a que no supieron ejecutar una buena intención. No sólo con cambiar la fórmula del género por otra donde se busquen conflictos más personales va a darle la vuelta y funcionar perfectamente. Se necesita que siga la tensión, la sensación de peligro, pero sobre todo, y eso es algo que tampoco han dado mucho en esta segunda temporada, un excelso entretenimiento. Sin duda, la entrega más aburrida que Marvel / Netflix ha entregado.

Más del Especial Marvel en Watsamara:

Cine

TV

Leave a Reply

Your email address will not be published.