“Jurassic World: El Reino Caído”, más dinosaurios y poca frescura

Como buen cinéfilo, me gustan todo tipo de películas. Me gustan las comedias, los dramas, las de acción, suspenso, animación, algo el terror, ciencia ficción, las mal llamadas de arte, fantasía… de todo tipo. Pero eso no quiere decir que me guste cualquier cosa, pues las películas tienen que ser congruentes consigo mismas. No puedes venderte como una súper película de arte cuando la película es aburridísima, o no puedes venderte como el mejor blockbuster cuando la historia se siente desganada y falta de originalidad. Es difícil dar con el contenido correcto y las formas correctas para mostrarlo, y eso es lo que ha sucedido con “Jurassic World: El Reino Caído” (Jurassic World: The Fallen Kingdom), una película que se enfoca en el entretenimiento, pero que descuida su historia.

La película va otra vez de Owen Grady y Claire Dearing quienes regresan a la isla Nublar después de que esta haya sido abandonada por los humanos dejando a los dinosaurios en vida silvestre cuando un volcán en erupción amenaza con extinguir a los animales… otra vez. Pero como hay humanos malos, pues también tienen que luchar contra ellos… otra vez. Y así. La película, evidentemente, tiene una historia muy poco original. No es que esa historia ya la hayamos visto en otras películas de “Jurassic Park”, pero el argumento, el cómo se dan las situaciones, todo eso resulta poco sustentado y muy rancio para estas alturas de la vida. Es obvio que el principal objetivo de esta secuela era ser un gran espectáculo, con grandes efectos y buenas secuencias de acción, pero aquí descuidan por completo la historia, esa que le da sentido a todo lo que estamos viendo.

Y es que el guión es muy malito. Desde argumentos inverosímiles, diálogos poco imaginativos y secuencias creadas con fórmula, todo eso va sumando y hace que la película no destaque por su inteligencia. Por supuesto que uno disfruta este tipo de películas si se deja llevar; vamos, todos tenemos nuestros placeres culpables en el cine, pero venías de una película hasta cierto punto interesante por su atinado regreso y conexión con la trilogía anterior que esta se siente desangelada y sin personalidad. Juan Antonio Bayona es un director muy metido con las emociones de los personajes, y realmente se nota un gran esfuerzo para conectar con la gente, pero el guión se la hace difícil.

Técnicamente está muy bien, y he de reconocer que en eso se la rifan, pues las escenas de acción están muy bien realizadas. Yo temía que al ver tanta babosada en la historia también iban a descuidar los efectos y todo eso, como luego acostumbran en otras películas, pero aquí las escenas están muy bien. La música está muy bien, y la foto, el audio, todo está de maravilla, tanto que logran pro poquito sacar a flote la película. Lástima que lo más importante que tienen las películas para sostenerse no haya estado a la altura, pero bueno.

Así que sin más, “Jurassic World: El Reino Caído” es una película con el único objetivo de entretener. De pronto por ahí buscan que los personajes representen un mensaje o discurso, pero muy por encimita, pues el guión no es lo suficientemente inteligente para equilibrar en buena medida el entretenimiento tan necesario como la frescura de una historia congruente. Bayona hace lo que puede, pues visualmente es muy interesante, pero de nada sirve si el guión está hecho con las patas. Sin duda, una película para entretenerse y pasar un buen rato, sólo que sin la oportunidad de trascender.

Leave a Reply

Your email address will not be published.