“Kingsman: El Círculo Dorado”, lo mismo, pero más caro

By October 1, 2017 Críticas No Comments

En el mundo de hoy es normal o hasta muy normal que las películas exitosas tengan su secuela. En algunas pueden salir cosas interesantes, expandir el universo o hablar de otros temas, pero casi siempre con fines comerciales, por supuesto; eso, digamos, es su adn. El problema viene cuando en el afán de ofrecer algo diferente sin perder la esencia, se opta por ofrecer lo mismo, pero más grande. Cuándo entenderán que la esencia no tiene nada que ver con las formas, sino con la naturaleza de los personajes, nada más. De esta forma llega “Kingsman: El Círculo Dorado” (Kingsman: The Golden Circle), una secuela que ofrece lo mismo que su predecesora, pero sin la frescura ni la chispa que la había caracterizado.

En esta ocasión, el grupo de espías de Kingsman tienen que aliarse con el grupo de espías aliado en Estados Unidos llamado Statesman para detener a un enemigo en común y de paso salvar al mundo. Ya de entrada la premisa no pintaba muy bien pues no prometía nada interesante, simplemente otra misión que resolver. ¿Hasta cuando van a terminar con esas premisas de “nueva aventura = más difícil”? ¿No ven que ya no funcionan? (de hecho, nunca han funcionado) El guión de la película sigue la estructura bien, hay escenas de acción competentes, otras no, hay una buena cantidad de buenos actores… en teoría hay material para ser una película entretenida, pero nada más. Y en cierta forma, eso es lo único que realmente tiene la película.

Matthew Vaughn dirige nuevamente y lo hace repitiendo esquemas, no nada más de la anterior, sino de otras del género, haciendo que la película no tenga nada relevante ni nuevo que ofrecer. Y por ahí creo que va el problema de la película, pues los encargados de hacer esto pensaron que una secuela es hacer lo mismo, pero con más dinero, más acción, más actores famosos, más comedia, más todo… pero igual. La realización carece de ingenio, repite esquemas, no ofrece un estilo distintivo, mismos tópicos, mismas situaciones, mismas soluciones, acaban igual, todo es igual, pero con más dinero. No es que la película sea una mugre, sino que la película queda en un limbo que solamente cae en la categoría mediocre, una categoría condenada al olvido.

De esta forma, “Kingsman: El Círculo Dorado” es una secuela que entra en ese club de las desafortunadas que realmente no valen la pena. Hecha totalmente para aprovechar el éxito de su predecesora, la película no ofrece nada nuevo, ni en sus temas (que tampoco eran unas cosas tan importantes) ni especialmente en sus formas. La dirección y el guión, y por ende casi todo lo demás, no tienen las pilas suficientes para ofrecer una película fresca, con imaginación, con un sentido de hallazgo artístico, no. En su lugar, la película ofrece una historia más del montón, con una conclusión más del montón, realizada de una forma como cualquier otra del género. Si bien puede ser entretenida, lo cual es lo que uno mínimo pide, la película es tan pasajera que uno terminará olvidándose rápidamente. Sin duda, una mediocridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.